RADAR POLÍTICO

13 julio, 2021

AMLO, SE DESGARRA SU BANDERA DE COMBATE A LA CORRUPCIÓN

Joel Sánchez Rodríguez

@JoelSanRadar

Enarbolar la bandera del combate a la corrupción, permitió a Andrés Manuel López Obrador acrecentar poco a poco su capital político, convencer a millones de seguidores y engañar a otros tantos, hasta lograr 30 millones de votos que lo llevaron a la presidencia de la República tras las elecciones del 2018.

Pero tres años después, su partido Morena perdió casi 14 millones de sufragios en las elecciones intermedias del 2021, porque muchos de quienes confiaron en él han percibido que sus promesas no coinciden con los hechos; que el combate a la corrupción no va más allá del discurso oficial; que no encarcela a los del pasado por su inescrupulosa deshonestidad, ni tampoco va contra los deshonestos del gobierno presente, los de su gobierno, el que se presentó durante años como el de la “honestidad valiente”.

Su bandera del combate a la corrupción, se le desgarra cada día más al presidente López Obrador, no solo por el desgaste natural que se da como consecuencia del ejercicio del poder, (sobretodo del no poder), sino por la pérdida de confianza en sus palabras sustentadas en una fuerza moral que cada día es menos fuerte.

López Obrador se llena la boca con palabras de descalificación hacia sus opositores, a los adversarios, hacia los medios de comunicación y a las figuras políticas del pasado, a quienes llama “moralmente derrotados” de manera conjunta; los cataloga así quien todos los días se distingue por sus mentiras y su cada vez más reducida calidad moral.

Pero si algo le ha dañado su bandera, son las sospechas de corrupción y deshonestidad que caen sobre su propia familia, el evidente enriquecimiento de sus hijos mayores que disfrutan y presumen una vida de opulencia; el tráfico de influencias o violaciones a la ley por parte de sus primas y, por supuesto, el inescrupuloso proceder de dos de sus hermanos, que han sido exhibidos públicamente recibiendo dinero en efectivo, para él.

Ya se ventilaron los contratos de su prima Felipa Obrador con la paraestatal PEMEX; se ha hecho público que su prima Manuela del Carmen Obrador, violó la legislación electoral para hacerse pasar como indígena y ser diputada; se exhiben los lujos de su nuera y se muestra a su hermano Pio, recibiendo los famosos “moches” disfrazados de “contribuciones para la causa”.

Y ante cada acusación de que ellos mismos se han olvidado de su “Cartilla Moral”, Andrés Manuel López Obrador se dice atacado, tener “la conciencia tranquila”, afirma que él solo responde por su hijo menor de edad y acusa a la oposición de emprender una campaña de desprestigio en contra suya.

Evade la responsabilidad, dice tener otros datos, que los otros robaron más, que los funcionarios del pasado recibieron millones y que no son iguales; ha llegado a tal el cinismo presidencial, que cuando le mostraron como una prima suya se beneficiaba de sus influencias para obtener contrataciones con PEMEX, se limitó a decir que no conocía los contratos.

Ahora es otro consanguíneo suyo, Martín Jesús “Martinazo”, quien le desgarra una vez más la bandera de la honestidad, -de la falsa honestidad-, recibiendo también fajos de billetes en efectivo, según se escucha en un video: dinero “para mi hermano”.

René Bejarano, Carlos Imaz y Eva Cadena, otros tres cercanos a AMLO, también han sido cachados en el pasado, recibiendo dinero en efectivo para él con el mismo Modus Operandi de la Familia Macuspana.

Él podrá seguir en su burbuja, en su imaginario, pero continuar engañando, podrá hacerlo a cada vez menos. Él con su discurso cada vez más insostenible, pero los golpes de realidad, le desgarran su bandera.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Recibe la información en tu móvil https://t.me/RadarPolitico

WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: