RADAR POLÍTICO

30 noviembre, 2017

SOLAPA EL INAH IRREGULARIDADES Y ABUSOS

 

*Agravios al patrimonio histórico en Tula y Metztitlán.

**Rente un convento y arme su borrachera.

Joel Sánchez Rodríguez

@JoelSanRadar

 

Metztitlán, Hgo.- Ante la complacencia de la delegación Hidalgo del Instituto Nacional de Antropología e Historia y pese a las afectaciones que pudiera sufrir el patrimonio histórico , el INAH solapa una serie de irregularidades y abusos en agravio de la zona arqueológica de Tula y del ex-convento agustino de los Santos Reyes de Metztitlán.

CONVENTO PARA BODAS Y BORRACHERAS

De acuerdo a información hecha pública a través de redes sociales, la empresa Nex dj´s con sede en Querétaro y dedicada a la organización de eventos, ofrece a través de redes sociales la posibilidad de rentar el interior del ex-convento de Metztitlán para la celebración de bodas, XV años o cualquier evento de carácter social, sin importar que se trate de un sitio supuestamente protegido por su valor histórico al tratarse de una construcción religiosa del siglo XVI.

La empresa exhibe públicamente fotografías de los eventos realizados en el recinto católico, con mesas, luces, equipo musical y con el atrio del convento convertido en estacionamiento, sin que ninguna autoridad se haya manifestado públicamente en torno a lo que evidentemente es una abierta violación a diversas disposiciones legales, pues la construcción no fue hecha para tal fin y, la celebración de ceremonias en las que abundan las bebidas alcohólicas y lo más común es la música en elevado volumen, contradice la esencia de un sitio que se supone es de reflexión.

Ni el Gobierno Municipal de Metztitlán se ha pronunciado a través de su área de reglamentos por la promoción de un ex-convento como salón de fiestas, ni tampoco Protección Civil ha hecho señalamiento alguno por los riesgos que representa la zona en la que es pública la existencia de una falla geológica; mucho menos el Instituto Nacional de Antropología e Historia o su delegado en Hidalgo, Juan José Arias Orozco han anunciado si procederán a fincar alguna responsabilidad a quienes se burlan de las disposiciones para la conservación del templo.

Quien sí ha hecho un pronunciamiento ante los señalamientos, es el sacerdote católico Lauro Alberto Hernández Reyes, quien confirmó que él es quien alquila el ex-convento para obtener recursos para su mantenimiento; exalta su supuesta “grandeza” como persona; califica a las críticas como ladridos de “perros”, además de otras expresiones por el estilo, muy alejadas de lo que predica en el púlpito.

ZONA ARQUEOLÓGICA PARA AMBULANTES

Por otra parte, integrantes de la Unión de Artesanos y Prestadores de Servicios de la Zona Arqueológica de Tula, considerada como el más importante legado de la cultura tolteca, se pronunciaron a favor de la destitución de Alejandro Gasca Cruz como administrador del área, tras acusarlo de solapar la presencia y el trabajo informar de alrededor de 50 comerciantes ambulantes, a quienes identifican como “paleteros y morraleros”.

Señalan que desde el arribo de Gasca Cruz como administrador de la zona, se ha incrementado el número de ambulantes hasta en un 1000 por ciento, por lo que en diversas áreas abunda la basura y el descuido, elevándose considerablemente el índice de robos en agravio de los cerca de 350 mil habitantes que se reciben anualmente.

Los quejosos afirman que los robos que antes ocurrían en áreas como el estacionamiento, ahora se han extendido al interior de la zona arqueológica y las oficinas, como ocurrió hace unos días en que se saqueó la bodega de los custodios, de donde se sustrajeron herramientas y desbrozadoras, todo ello ante la indiferencia de Alejandro Gasca y el desconocimiento de los hechos por parte del delegado del INAH, Juan José Arias Orozco.

OBRAS CON SOBREPRECIO

Cabe destacar que supuestamente para reforzar la seguridad del recinto en el que se pretende crear un espectáculo nocturno de luz y sonido, recientemente se sustituyeron 850 metros lineales de la malla perimetral, aplicándose a la obra un considerable sobreprecio, pues se destinó una inversión de 9 millones 300 mil pesos, es decir, más de 10 mil 900  pesos por metro de malla de alambre.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: