RADAR POLÍTICO

21 noviembre, 2017

EL ECOCIDIO EN TULA Y LA INCAPACIDAD OFICIAL

Filed under: General,Información general,RADAR POLÍTICO — joelsan @ 8:28 AM

Joel Sánchez Rodríguez

@JoelSanRadar

 

Para nadie es desconocido que la región de Tula es considerada –quizás- como la más contaminada del país y, de manera concreta, la ciudad de los Atlantes ha tenido que pagar desde hace poco más de 30 años a la fecha, un alto precio por la industrialización que ha significado la presencia de la refinería “Miguel Hidalgo” de PEMEX, la termoeléctrica “Francisco Pérez Ríos” de la Comisión Federal de Electricidad y las muchas plantas y líneas de producción que hay en los parques industriales de la zona.

Es posible también, que el mayor daño al medio ambiente y entorno ecológico de Tula, sea causado por el caudal de aguas negras y el drenaje pluvial proveniente de la capital del país y el Valle de México, cuyo desagüe desemboca en presas como la Endhó y Requena, mismas que a través del río Tula, el canal Endhó y otros, recibe la peor suciedad del país y en el mayor volumen que existe.

Por ello resulta ampliamente preocupante que para las labores de ampliación, revestimiento y rectificación del caudal del Río Tula, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y las cinco empresas constructoras encargadas de dicha obra, que se beneficiarán de la inversión estimada en mil 400 millones de pesos para su realización, no hayan encontrado una mejor idea para ejecutar el proyecto, que la de derribar 9 mil árboles ubicados en la ribera del cuerpo de agua.

Derribar tal cantidad de árboles, en cualquier parte del mundo es un ecocidio, pero tratándose de la región Tula es verdaderamente incongruente y criminal, además de que prueba una total incapacidad de las autoridades en el análisis y resolución del problema, pues con el revestimiento de 19.2 kilómetros se trata de evitar inundaciones en zonas bajas del río como lo son las colonias San Lorenzo, Malinche y 16 de enero.

Pero si para ello se tiene que incurrir en tal ecocidio, pues entonces resulta imperante que se busque otra solución; en marzo de este año ya se talaron 302 árboles para labores de desazolve en el Río Rosas de ese mismo lugar y nadie protestó, nadie dijo nada y, ahí están las consecuencias, ahora las constructoras quieren arrasar con todo, mientras las delegaciones en Hidalgo de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y Comisión Nacional Forestal, muestran su total incapacidad ante la prepotencia de la CONAGUA.

Son 9 mil árboles de diferentes especies que en promedio tardan 50 años para llegar a un tamaño adulto y que representan la última parte sana en el ecosistema de Tula, pero ni por eso actúan las autoridades, como tampoco lo hace la Secretaría del Medio Ambiente de Hidalgo, tan inútil como las otras dependencias. Es más quienes buscan un beneficio electoral el próximo año y que están involucrados en la situación, como Emilse Miranda de la PROFEPA y Cuauhtémoc Ochoa, subsecretario federal de SEMARNAT, ni siquiera han abierto la boca para exigir que se exhiba el estudio de impacto ambiental, el secretario local del ramo, Benjamín Rico, tampoco ha dicho nada.

El presidente municipal de Tula, Gadoth Tapia Benítez, sí se pronunció en contra de la tala, pero lo hizo bajo presión de la sociedad, solo así actúan. Urge que en Hidalgo alguien muestre preocupación y compromiso para resolver el problema, pero sobretodo autoridad para frenar ese ecocidio que es un aberrante crimen.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Twitter: @joelsanradar

https://joelsan.wordpress.com

WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: