RADAR POLÍTICO

21 octubre, 2014

GUERRERO, DESAPARICIÓN FORZADA… DE PODERES

Horacafe

Joel Sánchez Rodríguez

@JoelSanRadar

 

Por hechos mil veces menos graves que los que ocurren en el estado de Guerrero, en 1975 el Senado de la República declaró la desaparición de poderes en Hidalgo y en muchos estados del país han tenido que dimitir sus gobernadores.

Por ello no se explica que frente a la grave situación que se vive en la entidad guerrerense, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), insista en que el gobernador Ángel Aguirre Rivero –emanado del PRD- debe permanecer en el cargo, cuando está sobradamente probada, su incapacidad para conducir la administración de la entidad.

Posiblemente la dirigencia nacional del PRI esté pensando solo en su conveniencia y no en el bienestar de la gente del estado de Guerrero; es posible que los priistas prefieran que los guerrerenses sigan viviendo la situación actual o que esta se empeore, para con ello garantizar que en junio del próximo año, cuando tengan que elegir nuevo gobernador, diputados locales y federales así como presidentes municipales, opten por las propuestas del tricolor y no las que les presente el Partido de la Revolución Democrática.

Insisto, eso solo es posible, de otra manera no se explica que ante el caos que se vive en Guerrero, el vacío de autoridad que sufren los guerrerenses, el reinado que ha impuesto el crimen organizado y la evidente colusión de las autoridades con la delincuencia y la creciente inseguridad en el estado, aún así los priistas defiendan a Ángel Aguirre, al mismo que cuando era militante del PRI los traicionó para sumarse al Partido de la Revolución Democrática donde le ofrecían la postulación a la primer magistratura de la entidad.

Gracias al PRI, Ángel Aguirre fue diputado federal en dos ocasiones, senador de la República y gobernador por más de tres años de 1996 a 1999, cuando su antecesor Rubén Figueroa Alcocer fue prácticamente corrido por la matanza de Aguas Blancas; Y pese a que todo le debía a los priistas, los traicionó para ser mandatario por segunda ocasión; como traiciona ahora a los guerrerenses; por ello, por su incapacidad y la responsabilidad que tiene ante la Matanza ocurrida en Iguala, debe irse.

Los indicios de que Ángel Aguirre pudiera haber brindado protección al narco; la infiltración de los delincuentes en muchos de los 81 municipios de Guerrero; la detención del alcalde de Cocula y la fuga del de Iguala; las fosas clandestinas que por mayores se descubren con cadáveres y pedacería humana; los desaparecidos de Ayotzinapa y lo ocurrido tanto en el palacio de gobierno en Chilpancingo como en muchas otras sedes oficiales, obligan a la desaparición de poderes.

El partido Acción Nacional de manera oportunista pretende adjudicarse como suyo el reclamo de desaparición de poderes, pero más allá de quien lo proponga, lo urgente es que se haga, sin que ello signifique impunidad para Aguirre y sus secuaces, a quienes se debe investigar a fondo.

La desaparición forzada en Guerrero no debe ser de personas, sino de los poderes.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Twitter: @joelsanradar

https://joelsan.wordpress.com

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: