RADAR POLÍTICO

15 agosto, 2010

ACCION PENAL CONTRA MÉDICOS POR NEGLIGENCIA PROFESIONAL

Archivado en: General,Información general,RADAR POLÍTICO — Joel Sánchez Rodríguez @ 11:57 PM

Joel Sánchez Rodríguez

Pachuca de Soto, Hgo.- La Procuraduría General de Justicia del Estado, determinó el ejercicio de la Acción Penal por diversos delitos, en contra de los ex-directivos del Hospital General de Tulancingo, la titular del área de ginecología y dos médicos de esta área, luego de detectarse una serie de irregularidades y omisiones que les implican responsabilidad penal y administrativa en el caso de la muerte de la niña recién nacida Gabriela Guadalupe a causa de una negligencia médica.

Responsabilidad Profesional, ejercicio indebido del servicio público, usurpación de funciones y homicidio, son algunos de los delitos por los que se consignará la averiguación previa número 18/HG/0623/2010 y se pedirá al juez en materia penal se giran ordenes de aprehensión en contra de los médicos Adolfo Martínez Licona, Ernesto Francisco González Hernández, Elsa Mejía Gómez, Dario de Jesús Dávila y Yenni Gijop Heredia, destacando que el segundo de ellos ya se encuentra privado de su libertad sujeto a un arraigo por 40 días.

El procurador general de justicia del estado, José Alberto Rodríguez Calderón, confirmó en conferencia de prensa que en las indagatorias del caso, el ministerio público detectó irregularidades y omisiones graves en el Hospital General de Tulancingo, entre ellas la existencia de “convenios atípicos o convenios internos de suplencia” que son documentos ilegales que implican responsabilidad penal y administrativa para los servidores públicos que intervengan en ellos y para quienes los autoricen.

Adolfo Martínez Licona y Ernesto Francisco González Hernández,

Yenni Gijón Heredia o Yenni Gijop Heredia

 se desempeñaban como director general y subdirector, respectivamente del citado hospital, en tanto que Elsa Mejía Gómez era la jefa de área de Ginecología a la cual pertenece Dario de Jesús Dávila como titular de una plaza que cubría Yenni Gijop Heredia, la médico que habiendo atendido el parto de la señora Dafne Marisol Hernández Trejo, dio por muerto al producto, una niña recién nacida que por negligencia fue enviada viva a la cámara mortuoria donde permaneció por varias horas expuesta a la humedad y frio de los refrigeradores y fue rescatada de un ataúd.

Como es del dominio público la niña perdió la vida luego de tres días pese a los esfuerzos médicos por salvarla, la doctora Yenni Gijop que además firmó el certificado de defunción se encuentra prófuga de la justicia y el ex-subdirector Ernesto González se encuentra bajo arraigo al ser el responsable operativo del hospital en el que también se analiza el grado de responsabilidad en el que pudo haber incurrido el personal de enfermería.

El procurador José Alberto Rodríguez dio a conocer una fotografía y la media filiación de la médico que se ha sustraído de la justicia y que no se presentó a comparecer ante el ministerio público los días lunes 9 y jueves 12 como debió haberlo hecho, por lo que elementos de la Agencia de Investigación (antes Policía Ministerial) que ya coordinan esfuerzos con policías de otros estados, la buscan para detenerla.

Rodríguez Calderón explicó que cada uno de los implicados incurrió en responsabilidades distintas y se les fincarán diversos delitos, además de que continuarán las investigaciones en torno al caso de la niña Gabriela Guadalupe Tapia Hernández de 27 semanas de gestación, 600 gramos de peso y 22 centímetros de estatura que falleció por insuficiencia respiratoria según lo reveló la necropsia de ley.

About these ads

21 comentarios »

  1. CASO DE NEGLIGENCIA MEDICA DICTAMINADA POR CESAMED PUEBLA, A PETICION DE AUTORIDAD, QUE ESTA SIENDO PROTEGIDA POR EL SISTEMA JUDCIAL POBLANO.
    Primera Parte:
    San Andrés Cholula a 20 de septiembre de 2010.
    Impunidad Judicial en un caso de negligencia médica dictaminado por CESAMED a petición del Ministerio Público. Denuncia penal presentada por el C Gustavo Adolfo Vargas González VS Alfonso Pedraza Aguilera, dentro de la Averiguación Previa, AP-4614/2007/Norte, por negligencia médica.
    Hay un Pliego Consignatorio que le fue devuelto por el Juez primero de defensa social Lic. Javier Vásquez Fernández, en relación al Proceso No. 149/2010, el 28 de mayo de 2010, con motivo del pliego consignatario No. 13, que le turno quien en esa fecha fungía como Agente del Ministerio Público adscrito a la Agencia Norte, mesa 4 NORTE de la ciudad de Puebla.
    Tengo toda la documentación que comprueba mi dicho, solicito la intervención decidida y su apoyo, ruego me ayuden a no permitir que en la esfera judicial, se proteja a delincuentes de bata blanca, ya que la responsabilidad de que estén trabajando , será de el juez y /o el Ministerio Publico que permiten esa injusticia.

    Padezco un caso de negligencia médica, Infección pos operatoria de material protésico por dejar un Drenovac durante 11 días, a consecuencia de artroplastia practicada el 25 de febrero de 2010, por el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera.
    Dictaminado por CESAMED Puebla, en sus conclusiones dijo: Mal Praxis, omisiones varias, alejamiento de la Lex Artis, responsabilidad profesional, falta de previsibilidad, negligencia, errores groseros, eso dice el dictamen de CESAMED en conclusiones y está apoyado por bibliografía médica.

    El Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, ortopedista que me opero en el Hospital Betania, no fue capaz incluso de elaborar la Historia clínica en consulta externa, dijo en su declaración ministerial en la Agencia del Ministerio Publico Mesa 4 diurna norte, de Puebla, que lo sucedido en el consultorio está contenido en el expediente clínico que el Ministerio Publico le solicito al Hospital Betania, situación que es una mentira comprobable.

    Según la Norma Oficial Mexicana del expediente clínico, este se constituye con lo sucedido en Urgencias, en hospitalización y en consulta externa.

    El Ministerio Publico, inadmisiblemente se niega a proporcionarme copias de la declaración ministerial del Dr. Alfonso Pedraza Aguilera. a la fecha me han atendido 4 agentes del Ministerio Publico.

    Acudí a la Procuraduría General de Justicia de Puebla, solicitando que después de 3 años de mi denuncia, de un dictamen solicitado a petición de autoridad a la CESAMED y de la prueba de que no existe historia clínica en consulta externa, interviniera ante el Ministerio Publico, para que este consignara la averiguación previa ante el juez de lo penal.

    15 días después de que el Ministerio Publico recibió la orden escrita de la PGJ del estado, envió un pliego consignatorio al Juez primero de defensa social de puebla, quien inexplicablemente no gira la orden de aprensión contra Alfonso Pedraza Aguilera, argumentando entre otras:

    1.- Que la operación no es innecesaria, cuando la denuncia la hice por negligencia médica y/o responsabilidad profesional.

    2.- Que las pruebas presentadas (copias certificadas ante notario), no tienen validez jurídica, porque el notario no estuvo presente cuando se signaron los documentos. Todas mis pruebas son documentos públicos y privados, incluyen radiografías, gama grafías, etc., que para el juez no tienen valor jurídico. mis pruebas son documentos oficiales , recetas, pases de atención múltiple, resultados de laboratorios, interconsultas y una carta del Dr. Pedraza Aguilera donde reconoce que después de 41 días, debe retírame la prótesis infectada otro médico , el decide quién y en donde.

    3.- el Juez dice que firme la carta de consentimiento informado, pero esta no es patente de corzo, el médico también la firmo y me garantizo estar en buenas manos, CESAMED, dictamina falta de previsibilidad, porque la infección postoperatoria pudo evitarse actuando sin dilación y sobre todo retirando el Drenovac con oportunidad. En el expediente clínico del hospital, existe una nota ortopédica, en la que Alfonso Pedraza aguilera reconoce que aclaro al paciente el día 2 de abril de 2006, su situación y que debía ser enviado a otro hospital y a otro médico, violando los 10 derechos del paciente. .

    El día 6 de abril de 2006, fui operado en el hospital Ángeles Mocel en México, retirándome de inmediato la prótesis, aunque la infección ya había causado osteomielitis que se soluciono con el retiro de la prótesis infectada y la artrodesis, después de casi dos años de antibioterapia y 15 lavados quirúrgicos.

    Los errores groseros del médico, son haber egresado al paciente, con el Drenaje Drenovac colocado, reconociendo en la alta médica que existía mínimo sangrado, debió retirar el drenaje a las 72 horas, lo hizo a los once días. El Negligente Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, declara que él no supo ni es responsable si yo no trate adecuadamente el Drenovac, dice textualmente que al él no le consta. El Consentimiento informado que firmamos, le obligaba a impedir riesgos que eran previsibles, cumpliendo el protocolo medico y retirando el drenovac en el hospital y no dándome de alta con él durante 11 días.

    En su consultorio receto analgésicos y antibióticos orales, cuando el paciente tenía fiebre, inflamación y dolor en la rodilla. Esto lo único que hizo fue disminuir la fiebre y los signos y síntomas, que posteriormente aparecieron de nuevo. Acudí al consultorio a los 6 días de la artroplastia por signos y síntomas de infección, en un lapso de 3 semanas acudí como mínimo 4 veces al consultorio, en esas oportunidades el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera me ausculto, hizo anamnesis y comprobó el estado de infección, tengo pruebas de sus intervenciones en recetas, pases de atención múltiple del Sistema Banrural, etc.

    Por situaciones hemodinámicas, causadas por las condiciones deplorables en que fui dado de alta (anemia severa), fui internado en el Hospital Betania nuevamente, el Cardiólogo detecto hematoma tardío en herida de pierna derecha, e indico que debía ser curado por el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, quien aun con esa indicación permitió el alta, siendo el encargado de mi situación como paciente, pues estaba bajo su responsabilidad.

    Ante las evidencias de infección, decidió internarme de nuevo, solicito un cultivo de herida de rodilla, y me dio de alta sin esperar el resultado de los laboratorios Ítalo Galla.

    Personalmente fui a los laboratorios, a preguntar el resultado de mi cultivo y el porqué no habían mandado dichos resultados al Hospital, la respuesta fue que el sábado en la tarde los resultados estuvieron en el hospital, el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera me dio de alta a las 2 de la tarde. el resultado fue Staphiloccocus Epidermiditis.

    Acudí al consultorio de Pedraza Aguilera con una copia de los resultados, ese mismo día me indico que debía ingresar al hospital Betania nuevamente y solicito interconsulta con Cardiología e Infectologia. en el Hospital me realizo un lavado quirúrgico, en una nota medica menciona que existía pus in situ. Me practico un segundo lavado quirúrgico y espero resultados, olvidando que el material protésico era sitio de la infección, y al no retirarse, no servían los lavados quirúrgicos que el Dr. practicaba y cobraba.

    Toda esta información fue ignorada por el Juez Primero de Defensa Social, al igual que el dictamen de CESAMED y la inexistencia de la historia clínica en consulta externa, siendo ese documento el único que podía demostrar lo sucedido en ambulación postoperatoria, ya que el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera es el único medico que atestiguo el tratamiento que prescribió al paciente. Al no existir la historia clínica, presente mis pruebas, cuyos originales están en mi poder, pues el primer agente del ministerio Publico, decidió que era preferible que los conservara y se quedo con las copias certificadas.
    Ha llegado a tal grado la burla del defensor social que atiende mi averiguación previa, que me ha citado en 4 ocasiones para entregarme una copia certificada del pliego consignatorio, que turno el tercer agente del ministerio publico al Juez primero de Defensa Social, requiero ese documento para demostrar que la información que se proporciono al juez, es falaz, tendenciosas , parcial , inequitativa y llena de mentiras y ocultamientos , tal es el caso de la historia clínica en consultar externa que el juez parece no haber leído, porque simplemente no existe en la información que se le proporciono.
    El Código de Defensa Social, obliga a aceptar las pruebas presentadas, sui estuvieran argüidas con falsedad, el que presente debe ser castigado. Nunca me confrontaron con el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, nunca me dejaron presentar testigos, no se reconstruyeron los hechos, léase el artículo 123 del código en cuestión. Fueron michas las violaciones al código de defensa.
    Es indispensable que se turne nuevamente el pliego consignatorio, para conocer la verdad jurídica.

    Invito a las víctimas de negligencia a darnos nuestros correos electrónicos, poder constituir una asociación de victimas de negligencia medica, que solucionen la impunidad judicial que beneficia a irresponsables de la medicina,

    El juez, inexplicablemente determina que Alfonso Pedraza Aguilera, es un medico calificado para ejercer la medicina, Esto hace le hace responsable en el caso de reincidencia de este médico , afectando a la sociedad.

    Gustavo Adolfo Vargas González
    mi correo electrónico es gustavovargas01@hotmail

    Segunda Parte

    Les envió la carta que turne al Procurador de Puebla Rodolfo Igor Archundia Sierra, que describe la protección que hace el Sistema Judicial en Puebla, al Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, por el EN EL QUE ALGUIEN MIENTE.

    Mtro. Rodolfo Igor Archundia Sierra.
    Procurador General de Justicia del Estado de Puebla.
    Presente:

    San Andrés Cholula a 21 de septiembre de 2010

    El día 22 de abril de 2010, el suscrito se presentó en las oficinas de la Procuraduría a su digno cargo, entregando en oficialía de partes el ocurso a nombre de su C. Secretaria Particular. Mismo que cuenta con sello de recibido de el día citado en renglones superiores.

    El escrito en comento, le hace conocer los hechos relacionados con la Averiguación Previa número 4634/07/Norte, en la que el suscrito es parte ofendida, siendo el denunciado el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, la denuncia es por negligencia médica y cuenta con Dictamen Medico elaborado por CESAMED, a petición del Ministerio Publico.

    Con fecha trece de abril de 2009, el Dictamen de CESAMED concluye que existió mala praxis ( responsabilidad profesional), por parte del Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, en la atención que le brindo a Gustavo Adolfo Vargas González, como consecuencia de mal tratamiento médico quirúrgico que le otorgo a dicho paciente,( por el deficiente manejo de la prótesis de rodilla derecha), ya que esta se realizo con omisiones varias ( por negligencia) y falta de previsibilidad medica, al no apegarse a la Lex Artis de la medicina, como se comprueba en el cuerpo de ese dictamen, sobre todo en el capítulo de análisis y la bibliografía reconocida.

    Como respuesta a mi solicitud, gentilmente se le hablo por teléfono al Agente del Ministerio Público, ordenándole que no debiera retrasar mas la averiguación previa, dándole la persona que le hablo un plazo de quince días para consignar o archivar dicha indagatoria.

    El seguimiento oficial a mi solicitud, esa procuraduría la realizo a través del Lic. Luis Guillermo Arsencion Serna, Director regional de Averiguaciones Previas y control de procesos. Zona Metropolitana Norte. Indicándole: “ Con fundamento en los artículos 4, 5 y 6 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado, remito a usted escrito de fecha 22 de abril de 2010, del C. Gustavo Adolfo Vargas González, para su conocimiento y atención que proceda con estricto apego a derecho en relación a lo manifestado en el referido escrito, respecto a la averiguación previa 4634/2007 Norte” Firma, el Lic. Rodolfo Igor Archundia Sierra, Procurador general de justicia del Gobierno del estado de Puebla.

    L a Respuesta del Agente del Ministerio Publico, se dio en el oficio consignatorio número trece, de fecha doce de mayo de 2010, relativa a la averiguación previa sin detenido marcada con el numero Ap- 4634/ 2007/Norte. Turnada al juez primero de lo penal Abogado Javier Vázquez Fernández.

    Con subjetividad total, desconocimiento de medicina, incorrecta apreciación sobre el hecho de que el agraviado no pudiera comprobar que la operación era innecesaria, cuando el Ministerio Público solicito a CESAMED dictamen de negligencia médica y/o responsabilidad profesional, y el suscrito denuncio Negligencia médica y no operación innecesaria, omisión de la inexistencia de la Historia clínica en consulta externa por parte del presunto. El juez penal decidió negar la orden de aprensión, devolviéndola para continuar el trámite.
    Resalta dentro de la negativa de orden de aprensión, dictaminada por el Juez Penal, el haber negado validez jurídica a las pruebas documentales presentadas por el suscrito. Recuerdo a ese Órgano Judicial, que el Código de Defensa Social de Puebla, obliga al Juez a aceptar los documentos probatorios públicos y privados, y cuando estos estén argüidos de falsedad, sancionar a quien los presentare. También le obliga a aceptar la confrontación, reconstrucción de hechos, testimonios de personas que atestigüen los eventos, etc., nada de lo mencionado se realizo en mi caso. Desde luego favoreciendo a Alfonso Pedraza Aguilera, medico tratante.
    Es inaceptable que el Ministerio Publico, lo que no hizo en tres años, lo realizara en veintidós días, elaborando un pliego consignatorio parcial al Dr. Alfonso Pedraza Aguilera. En base a ese pliego consignatorio, el Juez Primero el día 20 de julio de 2010, negó la orden de aprensión y devolvió al Ministerio Publico de origen, la averiguación previa para su tramite consiguiente.
    El día cinco de agosto del actual, solicite al Ministerio Publico, que me expidiera copia certificada de la consignación realizada ante el Juzgado Penal en turno, en contra del Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, y que fue devuelta por el juez primero de lo penal en oficio Numero 4293 del 20 de julio de 2010.
    Solicite al Agente del Ministerio Publico, las copias certificadas, para estar en condiciones de subsanar las deficiencias que están contenidas en la consignación elaborada por el Ministerio Público y/o en el documento de negativa de orden de aprensión del Juez Primero.
    Desde el día 5 de agosto a la fecha, el Agente del Ministerio Publico me ha pedido que acuda a su oficina , para darme las copias certificadas, en tres de esas ocasiones, me dio excusas por el tiempo que le representaba y por ser recién llegado a la Agencia, una ocasión asistí citado por el funcionario y me encontré que había salido de vacaciones y el día de hoy, me informaron que estaba incapacitado, no obstante solicite a su auxiliar que me proporcionara las copias solicitadas, de inmediato se dio a la tarea de buscar el expediente de la Averiguación previa, indicándome por ultimo que a pesar de haber revisado el libro de oficialía de partes, la averiguación previa seguía en poder del Juzgado Penal, lo que me hace pensar que alguien del sistema judicial Poblano miente. El Ministerio Público o el Juzgado Penal, puesto que no es posible que la averiguación previa no aparezca, yo tengo en mi poder la negativa del juez, que no aparece en el Ministerio Público.
    A través de este ocurso, en ejercicio y con plena conciencia de mis derechos ciudadanos, estoy solicitándole; gire instrucciones para que se respete el derecho que tengo a contar con las copias certificadas solicitadas al Ministerio Publico, y que se obligue a quien corresponda a y que esté cometiendo el olvido, omisión o intencionalmente ocultamiento, de que aparezca la averiguación previa , que me permita solventar en tiempo y forma. Las incongruencias jurídicas del documento girado por el Juez Penal.
    El Sistema Judicial Poblano no debe permitir que el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera salga impune, por la proclividad a su favor del Ministerio Público y/o el Juez Penal. En cuyo caso, el Sistema Judicial resultaría un defensor de un delincuente de bata blanca, que seguirá perjudicando a la sociedad por la protección que se le brinda, cuando el Ministerio Publico es el defensor social del pueblo.
    Me despido de usted, en espera de una respuesta a mi solicitud, rogándole entienda que no puedo seguir esperando el cumplimiento de la justicia, cuando el Ministerio Público, ha demostrado que es inmune a la equidad y apego al derecho.
    Por último aclaro que esta carta es enviada por sistema de internet, ante la incapacidad física que padezco como secuela de la negligencia medicas, para presentarla personalmente. Pero a la brevedad, la presentare ante la oficialía de partes de esa Procuraduría a su digno cargo.
    Quedo en espera de su respuesta y la posibilidad de una cita con el suscrito para tratar a detalle las incongruencias jurídicas de la averiguación previa contra Alfonso Pedraza Aguilera por negligencia médica, dentro de la averiguación previa número 4634/07/Norte.
    Como Antecedente de este asunto, le refiero que he escrito al Secretario de Gobierno del Estado de Puebla, narrando los acontecimientos en torno a mi denuncia, por considerar que el funcionario, tiene que conocer los problemas que surgen entre la sociedad y el gobierno, para brindar seguridad y certeza jurídica a los gobernados.
    Por esa razón, y en la búsqueda de encontrar canales de divulgación sobre la impunidad que parece reinar en torno a la indagatoria multi referida, solicite y recibí el apoyo de TELEVISA PUEBLA, saliendo al aire, el pasado martes 17 de septiembre a las tres de la tarde, una entrevista con el suscrito tratando el tema.
    En ella, mencione, que no soy la única víctima en Puebla del Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, ya que en un lapso menor a tres meses, un compañero jubilado, recibió de parte del negligente galeno, el mismo trato, con la misma falta de previsibilidad y negligencia médica , padeciendo actualmente las mismas secuelas que el suscrito.
    Por cierto, nunca permitió el tercer Ministerio Publico que atendió la indagatoria, que presentara a mi compañero como testigo, argumentando estar muy ocupado en el estudio de mi denuncia, porque según su dicho “es muy meticuloso”.
    Atentamente
    Gustavo Adolfo Vargas González.
    Gustavovargas01@hotmail.com
    San Andrés Cholula, Puebla
    CP. 72810

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 26 septiembre, 2010 @ 7:22 PM

  2. San Andrés Cholula, Puebla a 2 de octubre de 2010
    Antes de iniciar, les comento que estoy frente al típico caso de negligencia jurídica, dolosa, parcial y llena de apariencias de buenas intenciones, cuando en el fondo esconde argucias y triquiñuelas, que todos conocemos.
    Este es el caso de una consignación, realizada por la presión que estoy imprimiendo en los medios de comunicación, el sistema judicial fallo que no procedía la orden de aprensión, del Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, a quien se le exoneró de un delito que nunca denuncie.
    El día 30 de septiembre del actual, el MP atendió mi solicitud de fecha 5 de agosto del presente, donde pedí una copia certificada de la consignación que el Ministerio Publico, turno al juez penal número uno de Puebla, en relación a la Averiguación Previa AP 4634/2007/Norte, a efecto de subsanar las deficiencias correspondientes al proceso penal 149/2010. El titular de la Agencia del Ministerio Publico mesa cuatro, Delegación Norte Puebla, observo “equivocadamente” que los hechos narrados en mi denuncia penal contra el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera por negligencia médica, son configurativos de delito de responsabilidad medica, previsto y sancionado por los artículos 239 FRACCION V, de conformidad en lo dispuesto en los artículos 13 y 21 fracción l , del Código de Defensa Social para el Estado, cuyos elementos son: “ RESPONSABILIDAD MEDICA: se impondrá prisión de tres meses a tres años, multa de cincuenta a quinientos salarios y suspensión de tres meses hasta 3 años , del ejercicio profesional, además de la sanción que corresponda si causa homicidio o lesiones, al médico que; que practique una operación innecesaria”.El Ministerio Público mesa cuarta norte de Puebla, solicitó al Comisionado de la Comisión Estatal de Arbitraje Medico, emitiera dictamen Medico por el que se determinara si existió responsabilidad medica o negligencia médica por parte del Dr. Alfonso Pedraza Aguilera. En ningún momento, la autoridad judicial solicito se dictaminara si la operación fue innecesaria.
    La denuncia penal del agraviado, de fecha 20 de noviembre de 2007, fue por negligencia médica y lesiones y no por operación innecesaria. Donde manifieste textualmente lo siguiente: “vengo a hacer del conocimiento de esta representación social, hechos y actos por estimar que pueden ser constitutivos del delito de lesiones y responsabilidad Medica…”
    El Dr. Marco Antonio Casas Arellano, en su carácter de Comisionado Estatal de la Comisión Estatal de Arbitraje Medico, a petición de Autoridad, remitió al Agente del Ministerio Publico, un Dictamen Médico el que indica en el capitulo conclusiones: “Existe Mal Praxis (responsabilidad profesional) por parte del presunto, en la atención que le brindo al agraviado, como consecuencia del mal tratamiento médico quirúrgico que brindo al paciente (por el deficiente manejo de la prótesis de la rodilla derecha), ya que este se realizo con omisiones varias ( por negligencia) y falta de previsibilidad medica, al no apegarse a la Lex Artis de la medicina, como se comprueba en el cuerpo de este Dictamen, sobre todo en el capítulo del análisis y bibliografía medica reconocida”.
    El proceso penal 149/2010, emitido por el Juez Penal Numero uno de Puebla, dictamino que el delito de responsabilidad medica no se encuentra legalmente acreditado, y Que el agraviado, no logró acreditar que la operación haya sido innecesaria. El dictamen del Juez Penal, se baso en el artículo 239 del Código de Defensa Social, que se refiere a la práctica de una operación innecesaria. Situación, que no es el motivo de mi querella contra el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera.
    El Juez, se refiere al dictamen de CESAMED, que los asesores médicos de esa Institución, no realizaron pronunciamiento alguno en el sentido de que el procedimiento quirúrgico realizado, por el sujeto activo del delito fuera innecesario. Lógicamente no podía existir referencia a la operación innecesaria, porque el MP no solicito se dictaminara sobre ese delito, sino por responsabilidad profesional y lesiones.
    El juez, no observó que el indiciado oculto al paciente, que no hubo mejoría durante treinta y nueve días, a partir la artroplastia. Fue hasta el día dos de abril de ese 2006, que en la nota ortopédica del expediente clínico , el ortopedista escribió textualmente: “Tercer día de evolución, después de aseo quirúrgico dejando drenovac, salida de material serosanguineo continuo, clínicamente no hay manifestaciones, afebril, asintomático, laboratorio con control de anemia, no hay leucocitosis. El día de ayer, se aclara diagnostico al paciente, concretando que la infección protésica, incluye al material de la prótesis, que el retiro es parte del tratamiento de infección y que se interno para preparar su envió al hospital Mocel DF, firma el Dr. Pedraza.Lo mencionado en el párrafo superior, es uno de los errores groseros mencionados por CESAMED en su dictamen. El médico tratante, ocultó información, engañando al paciente faltando a su obligación de lealtad, e incumplió con el compromiso adquirido en la carta de consentimiento informado que ambos firmaron. Mintió con dolo al afirmar que clínicamente no había manifestaciones y estaba asintomático y afebril. La sola presencia de material serosanguineo continuo, era señal clínica de infección, mintió también, al señalar que no había anemia, como lo marca el expediente clínico el paciente fue transfundido, lo que alteró el resultado del laboratorio clínico. Estas observaciones fueron omitidas por el juez, que se limito a señalar repetitivamente que el agraviado, no pudo concretar que la operación fuera innecesaria.
    .
    Por la consignación “equivocada” del Ministerio Publico, no se atendió al Dictamen del peritaje medico solicitado a CESAMED por la autoridad, que concluyó negligencia médica , entre otras.
    no se observó que era obligación del presunto prevenir los riesgos y no una responsabilidad del agraviado. Retirando el drenovac dentro del hospital, no como pretende el presunto en su declaración ministerial. Deslindarse del problema, argumentando no saber si el paciente cumplió con las indicaciones en su domicilio. Al retirar el drenovac en el hospital, hubiera dado de alta al paciente sin riesgo, y la infección no se hubiese presentado.
    El juez, no consideró el derecho del paciente a Recibir Información suficiente clara, oportuna y veraz. El paciente, tiene derecho a que el médico brinde información completa sobre diagnóstico, pronóstico y tratamiento; expresándolo clara, oportuna y comprensible; a fin de favorecer el conocimiento pleno del estado de salud del paciente siempre veraz y ajustado a la realidad. El agraviado tenía derecho a decidir libremente sobre su atención, de manera personal y no pudo hacerlo, por no tener conocimiento de la verdad sobre su.
    El indiciado, al aclarar hasta el dos de abril de 2006, la situación del paciente, reconoció tácitamente que ni su actuación médica, ni la información que estaba obligado a proporcionar, fueron oportunas, y con claridad.
    A pesar de ser materia de peritaje medico, el dictamen de CESAMED no se considero idóneo. Se contraviene el artículo 122 del Código de Defensa Social, que enuncia: “ en el procedimiento de Defensa Social se admitirá como prueba todo aquello que se ofrezca como tal, siempre que a juicio del funcionario, conduzca lógicamente a la verdad, y el propio funcionario podrá emplear cualquier medio legal , que establezca la autenticidad de la prueba. Mi apreciación se basa, en que para el conocimiento de la verdad, el juez, tuvo elementos suficientes.

    Aunque en la consignación del MP, se baso en el delito de responsabilidad profesional por operación innecesaria, había suficientes pruebas , para que aplicando criterio y lógica positiva, se hubiera llegado a la verdad jurídica, apoyándose en el expediente clínico, el dictamen de CESAMED, el Dictamen del Médico Legista, la denuncia penal del agraviado por negligencia médica y lesiones, la declaración ministerial del indiciado y las pruebas presentadas que fueron determinadas como sin valor jurídico por el juez a pesar de ser documentos públicos y privados. El juez solo aprecio que la operación era innecesaria, como lo como “equivocadamente” el Ministerio Publico menciono en la consignación.
    La ausencia de la Historia clínica en consulta externa, en la consignación turnada al juez penal, impidió la aplicación del criterio justo y la aplicación de la lógica positiva. El agraviado solicito al Ministerio Público, que se requiriera al Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, la Historia clínica en consulta externa, documento que por su importancia como prueba, debió haber sido considerado por el Ministerio Público para la consignación. La ausencia de dicho documento, por no haber sido elaborado por el presunto no permitió, conocer lo sucedido en la etapa pre y pos operatorio.
    El indiciado, manifestó que esa información estaba contenida en el expediente clínico del Hospital Betania. La consignación del MP, debió incluir información que mencionara que el indiciado violo la Norma Oficial Mexicana “del expediente clínico” NOM-168SSA1-1998, lo que tipifica otro delito y fortalece la presunción de otras violaciones a las leyes en la materia. La NOM-168-SSA1-1998, “DEL EXPEDIENTE CLINICO, dice textualmente: “este (el expediente clínico) se forma por el expediente clínico en hospitalización, la historia clínica en Consulta externa pre y pos operatoria y el expediente de urgencias. El juez, no tuvo por la “equivocación del MP” los elementos de juicio que lo condujeran a la verdad lógica, ni empleo los medios legales a su alcance, para establecer la autenticidad de las pruebas.
    Obra en la Averiguación Previa, que el indiciado reconoció que no tenía en su poder, la historia clínica en consulta externa, con el registro de mis visitas pre y pos operatorias, justificándose, en que plasmo la información en el expediente clínico del hospital, a pesar de que la norma le exige la conservación de ese documento durante cinco años. Mentira que no fue consignada por el Ministerio Público al Juez Penal.

    CESAMED, confrontando las pruebas del agraviado (a las que el juez negó validez jurídica), con el expediente clínico del hospital Betania, las encontró congruentes con el expediente, lo que permitió suplir la historia clínica en consulta externa, que no puede conocerse por la violación que el indiciado comete a la NOM-168-SSA1-1998, “DEL EXPEDIENTE CLINICO. El MP y el Juez Penal, incurrieron en una grave omisión legal, que imposibilitó conocer la verdad jurídica.
    El Juez, argumentó en su dictamen que las pruebas presentadas por el agraviado, no están completas y que los documentos presentados por el agraviado como prueba, carecen de valor jurídico alguno. Las pruebas presentadas por el agraviado, que el juez declaró sin valor jurídico, fueron aceptadas por el Agente del Ministerio Publico , que recibió la denuncia . El MP tuvo en su mano los originales y las copias certificadas ante Notario Público, aceptando las segundas. En todo caso, para atender el comentario del Juez presentare para su certificación las pruebas que acepto el Ministerio público.
    El juez cometió un acto de inequidad con el agraviado, al negar valor jurídico a las pruebas presentadas, entorpeciendo la acción de la justicia y concediendo impunidad al presunto. El código de defensa social, Articulo 123 obliga al juez y al Ministerio Publico a aceptar los peritajes, con mayor razón cuando estos fueron solicitados por el Ministerio Público. Es paradójico que el Juez, no acepte los documentos ofrecidos por el agraviado como pruebas (documentos privados y públicos) y las radiografías y gammagrafías, documentos aportados por la ciencia y la técnica, que obran en autos. Es paradójico que el Ministerio Público, quien solicito a CESAMED dictaminara si existía responsabilidad profesional o negligencia médica en la atención que el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera presto al agraviad, haya consignado por un delito que no fue el denunciado, a sabiendas que el resultado del proceso penal seria la negativa de orden de aprensión, al no acreditarse que la operación fue innecesaria. Situación que fue ajena a mi denuncia penal.

    El juez menciono: “… cierto también es, que no se acredita de forma fehaciente, que la infección se haya iniciado al momento de la cirugía, ni momentos antes de retirar el drenovac, en otras palabras, en sí, la cirugía a que fue expuesto el pasivo es riesgosa por sí sola, tan es así, que una simple manipulación dental, varios años después de realizar la colocación de la prótesis de rodilla, puede desencadenar una infección,……”. En el párrafo siguiente, continúa el juez mencionando: “Por tanto, resulta inconcuso (sin duda ni contradicción) que la omisión de retirar el drenovac seis días después de la intervención quirúrgica, haya sido el medio por el cual ingreso e inicio la bacteria denominada Staphiloccocus epidermiditis, habida cuenta que el sujeto activo propuesto afirma, que días después de la operación, todavía existía secreción de la herida del sujeto pasivo del delito, y por lo tanto no se acredito que la lesión presentada por el pasivo, sea consecuencia de una operación innecesaria”.
    La inconsistencia del dictamen del juez, reside en que no resulta inconcuso como se mencionó en el proceso, que la omisión cometida por el indiciado y dictaminada por CESAMED de retirar el drenovac, no fuera como dijo el juez en su dictamen a los seis días, ya que fueron once días los que el drenovac estuvo en el cuerpo del agraviado. El M P. no menciono en la consignación que las consecuencias de la omisión cometida por el presunto, no son las mismas en seis días, que en los once que estuvo catéter en mi rodilla. Entonces, no es cierta que la afirmación del juez, que se baso que una mentira de la del indiciado, que al no ser no observada por el juez, produjo un dictamen alejado de la verdad. También deja duda y contradicción, que el juez, no haya considerado en su dictamen, la nota de egreso del hospital Betania, donde el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera anotó en el expediente clínico, lo siguiente: “ Transqx satisfactorio. P O satisfactorio. Buena evolución, mínimo drenaje. Alta. Problemas clínicos pendientes: Cita en 8 días a las 11 de la mañana. Recomendaciones para Vigilancia ambulatoria: deambulacion asistida por andadera. Cuidados de drenovac. Dieta sin irritantes con fibra”. El indiciado nuevamente mintió en su declaración ministerial, engañando al juez, ya que no fue verdad que días después de la cirugía, existiera secreción de la herida del paciente, de ser cierta su afirmación, el indiciado, no hubiera hecho la nota de egreso, pues la presencia de sangrado (el indiciado no mencionó el número de días), era suficiente para que el fuera retenido en el hospital. Quedo comprobado por la nota de egreso, que a los seis días de la cirugía, el agraviado, estaba con buena evolución y mínimo drenaje.
    Encontrar la verdad, es imprescindible aunque el MP, haya consignado por un delito no denunciado, procede investigar, estudiar y analizar, los elementos que el juez tuvo a la mano en el expediente de la averiguación previa.
    El Ministerio Público, deberá subsanar la consignación, y reenviarla en una nueva consignación al juzgado primero. El agraviado, presentara al MP, una solicitud justificando que se consigne por el delito denunciado y no se usen tácticas dilatorias y triquiñuelas legales, para evitar que se castigue al Dr. Alfonso Pedraza Aguilera.
    Si la Justicia, en verdad es expedita y existe, las autoridades judiciales deberán enmendar sus errores y equivocaciones y sancionar conforme al Código de Defensa Social al Ortopedista, por abandono de paciente, negligencia y responsabilidad medica y lesiones, lo que se comprueba porque el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, firmo un documento a los 41 días de la cirugía, donde enviaba al paciente al Hospital Mocel, para que en ese nosocomio le retiraran la prótesis infectada, que debió retirar de manera diligente y con oportunidad, sin haberlo hecho.

    Gustavo Adolfo Vargas González
    gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 3 octubre, 2010 @ 10:18 PM

  3. Si conocen casos de negligencia medica en Puebla, por favor diganles que escriban a gustavovargas01@hotmail.com solo unidos podemos vencer a las mafias medicas y a la proteccion que les da la justicia en Puebla, hoy ya somo cuatro, con tu ayuda podemos ser muchos, unete en la asociacion que formaremos de victimas de negligencia medica e impunidad judicial.

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 6 octubre, 2010 @ 12:57 AM

  4. Buenas días:

    El Ministerio Publico mesa cuatro norte de Puebla, hizo una consignación de mi Averiguación previa por denuncia de responsabilidad profesional y lesiones al Juez Primero Penal, el Juez negó la orden de aprensión considerando que yo no acredite que la operación fue innecesaria. Una argucia legal y triquiñuela del Ministerio Publico que no debemos permitir, pues es un defensor social no un agresor social.

    Durante casi 70 días, estuve solicitando al MP, me diera copia certificada de su consignación, argumentaban que el juez no la había regresado. En mi sexta visita al MP, logre que me la entregaran, no soportaron la presión que hice (entrevista en TV, carta al Procurador, etc.).

    Al revisar la consignación, me percato que el MP la elaboro por el delito de operación innecesaria, cuando en mi denuncia penal yo nunca denuncie por ese delito. Por esa razón el juez penal negó la orden de aprensión.

    Tengo todas las prueba, me podrían hacer favor de entrevistarme ?. Somos 4 personas que deseamos hacer una asociación de víctimas de negligencia médica. Ante la impunidad que los médicos tienen en el sistema judicial poblano. La autoridad nos pide denunciar, pretende hacernos creer que la cultura de la denuncia, puede resolver nuestros problemas, esto es un engaño, puesto que tengo más de 3 años, 5 ministerios públicos atendiendo mi indagatoria y a medida que avanzan las cosas, me convenzo que lo que buscan es que nos cansemos y abortemos de la búsqueda de la verdad jurídica. Entonces la invitación a denunciar, en la práctica resulta un discurso gastado, retorica clonada por el sistema judicial para justificar la ineficiencia de cada parte del mismo.

    Gustavo Adolfo Vargas González
    gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 9 octubre, 2010 @ 9:06 AM

  5. Declaración de principios de la Asociación de victimas de negligencia medica e impunidad judicial.
    Evidentemente la injusticia e impunidad en los caso de negligencia médica, es algo que tiene que ver con la psicología, el comportamiento humano y con las relaciones sociales.
    La negligencia médica, no atendida con justicia transmite a la sociedad, una idea de deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de convivencia, como de ausencia de ley, de normas, de reglas, en donde todo vale nada. Cada nuevo ataque que sufre La sociedad al no castigarse judicialmente las negligencias medicas, reafirma y multiplica esa idea, hasta que la escalada de actos, cada vez peores, se vuelva incontenible, desembocando en violencia irracional y/o olvido y desinterés por los agraviados, que ni siquiera tienen el recurso de mostrar violencia por las secuelas que les afectan como producto de la negligencia médica.
    Desde un punto de vista criminológico, la negligencia médica será mayor, mientras exista descuido y la indiferencia de las autoridades encargadas de impedirlo, Sistema Judicial, sistema legislativo, etc., estadísticamente el aumento de la negligencia lo demuestra y algo mas, no hay estadística de los casos no denunciados.
    Si se rompe un vidrio de una ventana de un edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás. Si una comunidad exhibe signos de deterioro en el sistema judicial, y esto es algo que parece no importarle a nadie, entonces allí se generará el delito, ya que si nadie lo castiga, los médicos irresponsables seguirán haciendo daño a las víctimas, pues son impunes y nadie los detiene.
    Si se cometen faltas, y estas faltas no son sancionadas, comenzarán a desarrollarse faltas mayores y delitos cada vez más graves.
    Si nadie toma acciones al respecto, los espacios abandonados por el sistema judicial, será ocupado progresivamente por los médicos negligentes. Ante el descuido, desatención y desorden, crecen los males sociales y se degenera el entorno.
    Esa puede ser una hipótesis de la descomposición de la sociedad mexicana, la falta de apego a los valores universales, la falta de respeto de la sociedad entre sí, y hacia las autoridades (extorsión y soborno) y viceversa, la corrupción en todos los niveles, la falta de educación y cultura y la falta de oportunidades, ha generado impunidad, donde la justicia la permite, y nadie parece dispuesto a Hacer algo por evitarlo.
    La solución a este problema no la tenemos aun, pero comenzamos por denunciar ante los medios las negligencias e impunidades medicas de nuestro conocimiento, ante quien quiera escucharnos. Estamos tratando de expresarnos a través de la Asociación de víctimas de negligencia médica e impunidad judicial, para mejorar los “hábitos judiciales” y la conducta medica irresponsable.
    Como miembros de la asociación de víctimas de negligencia médica e impunidad judicial, evitaremos apoyar los casos que no demuestren negligencia médica, con dictamen pericial, o aquellos que señalen injusticia palpable, desatención e ignorancia de cómo defenderse.
    Acordamos no mentir, ni siquiera interferir cuando no haya constancia fehaciente, porque no hay mentiras pequeñas, ni grandes, una mentira es una mentira.
    Hemos acordado aceptar las consecuencias de nuestros actos con valor y responsabilidad, pero sobre todo para dejar testimonio a la sociedad, de nuestros casos y que quienes se vayan sumando a nuestra asociación cuenten con experiencia, empatía, buena disposición, con la finalidad de que no transiten por el tortuoso camino que nosotros hemos andado.
    Con esto y la ayuda de Dios, esperamos comenzar a cambiar, lo que por costumbre se ha hecho mal, soñamos que el día de mañana, nuestra sociedad conozca nuevas expectativas en materia de atención a la negligencia médica, esperamos despertar la conciencia de las autoridades judiciales para que este país, algún día conozca la verdad histórica, narrada por las victimas de negligencia médica, que hoy de manera individual expresan sin suerte su descontento, ante la impunidad de médicos irresponsables que se escudan en un código de ética amoral no escrito, donde corporativamente se defiende al culpable, sin importar que al hacerlo se atenta contra los códigos de ética en cada especialidad medica y el juramento hipocrático.
    En nuestra lucha, no estaremos solos, esperamos el consenso y apoyo de los colegios de Médicos especialistas, pues es a ellos, principalmente a quienes conviene depurar de malos elementos sus asociaciones.
    Nuestra lucha no es contra el gremio médico. Manifestamos profundo y absoluto respeto a los médicos del Estado y del país, creemos en que es una de las tres profesiones más nobles en la sociedad: Maestros, Médicos y Sacerdotes, fueron en alguna ocasión líderes morales de la sociedad, luchamos contra los que alejados de la vocación de servicio, monetizados y encubiertos en los colegios de especialidades, depredan a la sociedad, corrompen a sus autoridades y salen impune de sus actos inmorales, reprobables por si solos, la sociedad y la academia de medicina.
    PROYECTAMOS:
    La Asociación Víctimas de Negligencias Médicas e impunidad judicial, pretende ser la primera asociación Poblana de ayuda a víctimas de errores médicos.
    Somos un grupo de personas con graves secuelas consecuencia directa de una mala actuación médica, que al percibir las dificultades que entraña en nuestro Estado denunciar la negligencia médica, decidimos unirnos en un frente que haga presión en los medios de comunicación, en las autoridades del Sector Salud, y las judiciales, los colegios de Médicos especialistas y la institución de arbitraje medico en el Estado. Con la finalidad de exigir los derechos que nos corresponde.
    Los inicios de nuestra Asociación sin duda serán duros, tenemos que crear de la nada y prácticamente sin medios económicos, una infraestructura capaz de hacer planteamientos a los medios de comunicación, a los profesionales de la medicina, a las autoridades sobre nuestro derecho jurídico y moral a enfrentar la bestial embestida de los negligentes médicos, que contratan, compran, corrompen a las autoridades encargadas de procuración de la justicia.

    El objetivo principal de nuestra Asociación Víctimas de Negligencias Médicas es custodiar la defensa de los derechos del paciente, luchando para que en un futuro próximo la legislación y los procedimientos cuando se enfrenta el reclamo de los errores médicos sea un trámite más ágil y con certeza jurídica, lejano de lo que hoy existe en esta entidad.
    Nuestros objetivos como Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas e Impunidad Judicial van encaminados a participar como agrupación en la elaboración de un proyecto de ley destinado a suprimir los procesos largos y costosos que a menudo trastornan la vida de las víctimas y sus familias.
    Los Médicos cuentan con seguros médicos que cubren plenamente su responsabilidad civil en los casos de negligencia en el ejercicio de su profesión, las negligencias médicas deben ser siempre económicamente indemnizadas. Pero en Puebla y en todo México, la ley y la jurisprudencia exigen del paciente la prueba de los errores cometidos por los profesionales de la medicina. Lo que a menudo resulta imposible por diversa causas, entre las que se destaca:
    La falta de cultura medica de las victimas de negligencia médica y el desconocimiento de la ley, que debería proteger a las víctimas y que termina justificando a los verdugos.
    La inexistencia de pruebas por las víctimas, para demostrar la negligencia médica. Porque nadie espera que el médico de manera negligente, por falta de previsibilidad o negligencia cometa errores que dañen la salud del individuo, por lo tanto no guarda documentos que se conviertan en pruebas.

    La depresión en que la víctima y su familia caen impidiendo una eficiente capacidad de reacción legal ante los errores médicos.

    El desconocimiento de las leyes, reglamentos, normas, y trámites judiciales que debemos conocer como víctimas.

    La contratación de abogados que aceptan los casos, sin experiencias en la materia.
    La corrupción que permea las instituciones encargadas de procuración de justicia y de salud.

    Un mal entendido corporativismo medico, que protege indiscriminadamente y por consigna a sus pares, constituyéndose verdaderos feudos de médicos que asumen que sus errores serán pagados por el seguro, defendidos por sus colegas, o por las mismas autoridades judiciales y del sector salud.

    Que los profesionistas de la salud, pertenecen a una clase social y no son miembros de una banda organizada de delincuentes sin ética, moral ni conciencia social.

    Tenemos como objetivo la aprobación de una Ley por la cual toda víctima de negligencia médica sea indemnizada, al demostrase entre otros, la mal praxis y el desapego a la Lex Artis de la medicina, negligencia médica, falta de previsibilidad e impericia por parte de los médicos que nos han asistido de manera negligente, bastando el solo peritaje de la CESAMED y/o el peritaje medico idóneo.
    Como Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas e impunidad judicial, luchamos por la creación de un Organismo de reparación del daño, cuya función consista en indemnizar los daños directamente producidos como consecuencia de una negligencia médica. Concedida a las víctimas, cuando se compruebe la negligencia médica por los peritajes periciales idóneos. Tipificándola como delito, terminado con la laguna legal existente actualmente en el Código de Defensa Social del Estado de Puebla, en el que se consigna penalmente a los médicos negligentes, solo por operación innecesaria o abandono de paciente.

    Una vez tipificado como delito la negligencia médica dictaminada por peritajes médicos idóneos la Indemnizaciones deberá ser cubierta por el responsable directo y último del daño.
    Para conseguir nuestros objetivos, objetivo llevaremos a cabo actividades como lasque a continuación se destacan:
    • Establecer contacto con otras asociaciones de víctimas de negligencia médica, intercambiando ideas, imitando aciertos y proponiendo actividades a seguir.
    Establecer contacto con los miembros del Congreso Estatal, para presentar nuestras inquietudes y necesidades, de manera que se traduzcan con su apoyo en una iniciativa de ley.

    Establecimiento de contactos con autoridades del sector salud, Sistema• judicial de procuración de justicia, nacionales, locales e internacionales, encaminados a promover una normativa legal que proteja de forma objetiva al paciente y a los familiares de éste.
    Desarrolla también una labor de• orientación y asistencia jurídica- medica a las víctimas de una negligencia médica.

    Contar para el desarrollo de dicha función con un equipo de profesionales en el ámbito jurídico como en el médico, partimos de la base, de que por fortuna mayoritariamente los médicos son una profesión ética y moral que ayuda al prójimo, en base al juramento Hipocrático que realizan.

    En la medida que nuestra asociación, se acredite en los colegios de especialistas médicos, como una agrupación que no busca destruir, sino corregir errores, nuestros objetivos se irán cumpliendo.

    • Pretendemos que la Asociación en un futuro mediato, cuente con profesionales de la salud, dispuestos a valorar objetivamente a través de los correspondientes informes periciales la incorrecta actuación profesional prestada por sus compañeros.

    Tener contacto estrecho en representación de las victimas de negligencia médica, con la CESAMED y los peritos del Sistema judicial si estos demostraran su capacidad e idoneidad.

    Convertirnos en la conciencia de la sociedad y en el apoyo que necesitan las víctimas de negligencia médica, que al sufrir secuelas que las incapaciten, tienden a enclaustrarse en lugar de luchar por sus derechos y asumir que la cultura de la denuncia, no es retorica ni quimera, sino una realidad que permite terminar con la impunidad existente en materia de negligencia médica.

    Defender a la sociedad, de profesioncitas que no deben ejercer la más noble de la profesiones, cuando no están preparados científicamente, o ética y moralmente para restablecer la salud de los pacientes.

    Hacer de la carta de consentimiento informado, un documento legal que realmente sea claro, oportuno, veraz y leal hacia el paciente, terminado con el consentimiento informado firmado por el paciente, bajo condiciones de crisis, en unos segundos y bajo el estrés de estar en peligro.

    Dar a la Norma Oficial Mexicana del Expediente clínico, el valor legal que esta tiene, haciendo valer ante las autoridades que el expediente clínico está formado, por tres etapas, Hospitalización, urgencias y e historia clínica en consulta externa, un habito al que estando obligados los médicos, han dejado de observar, ante la impunidad que les brinda el sistema judicial poblano.

    Sumar caso de victimas de negligencia médica, a la asociación, en la medida que se demuestre la solvencia moral de los agremiados fundadores.

    Trabajar de manera gratuita, sin remuneración, Solidarios con las victimas que inician el vía crucis que por lo general, en esta entidad lleva a la frustración, la impunidad y el desfasamiento de los tiempos, terminando con la fatídica prescripción.

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 16 octubre, 2010 @ 11:08 PM

  6. Sindrome de negligencia Institucional
    La salud es sin duda el derecho mas violado en México, entendiéndose la salud en todas sus acepciones: física, moral, espiritual y mental. Mientras e l estado suscribe y ratifica tratados y convenciones internacionales, descuida irresponsablemente la educación en todos sus niveles. Sin corregir los desaciertos del Sistema Educativo Nacional, jamás avanzaremos en otros campos y la salud del pueblo seguirá deteriorándose.
    Existe violencia institucionalizada, simulación, corrupción e impunidad, en todos los campos sociales, sobre todo el deterioro se detecta en las instituciones de salud. Se hace indispensable que el Estado escuche la voz de la sociedad, a través de la creación de una asociación de pacientes.
    Para combatir la negligencia médica, inoperancia de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), corporativismo medico mal entendido y usado, corrupción y opacidad en la práctica de cirugías y tratamientos médicos, inobservancia de las normas oficiales mexicanas en materia de salud, irregularidades y mercantilismo alejado de lo que los médicos estudiaron sobre la Bioética. Se hace necesario conocer lo que la sociedad piensa, de manera que exista retroalimentación médico-paciente-medico.
    El derecho a la salud se viola desde el momento en que la pobreza extrema en el país no tiene garantizado el acceso a la alimentación. Nadie hace nada, acaso existen proyectos inconclusos sobre la preparación especializada de profesionales.
    Apenas hace un mes, Elena Poniatowska se refirió a la corrupción en la compra de los exámenes para obtener una plaza en las residencias medicas de distintas especialidades. Eso dibuja un panorama mediato sobre incrementos futuros de negligencias por falta de preparación y/o vocación.
    En resumen. Estamos frente al síndrome de la negligencia Institucional, los síntomas son: pobreza extrema, hambre, falta de educación, pérdida de valores, impunidad, corrupción y falta de veracidad en el trato de los problemas sociales. Los signos, no escapan a la vista de nadie: indolencia, apatía, falta de empatía, valemadrismo, impotencia, miedo e inseguridad social.
    La negligencia médica y la impunidad judicial, campean de la mano. En perjuicio de la sociedad. En Puebla, se creara la primera asociación de víctimas de negligencia médica e impunidad judicial. Como antídoto para el síndrome de negligencia institucional descrito anteriormente, en la medida que se permita a las victimas expresase, estaremos encontrando explicaciones que a los errores médicos, al mismo tiempo ayudaremos a los Colegios de Especialidades médicas a depurar sus asociaciones de malos elementos y a las Autoridades Judiciales podremos exigirle que trabajen apegados a derecho y se olviden de los beneficios que brinda la protección a los delincuentes de bata blanca..
    La Universidad, es un lugar para evolucionar no un sitio para generar delincuencia e incapacidad, aspiramos a que se nos permita expresar nuestra manera de ver los problemas, que escuchen nuestras denuncias y la verdad histórica, esta es la única forma de mejorar en Bioética, esta es la mejor forma de conservar la relación médico – paciente en su mejor nivel, la dignidad. Errar es de humanos, lo comprendemos, pero la obligación de prever es algo que se está olvidando. Nuestra asociación pretende hacer que los médicos retomen sus obligaciones y dejen de justificarse en la iatrogenia
    Comentarios y personas interesadas en asociarse, favor de escribir a Gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 26 octubre, 2010 @ 3:32 PM

  7. Victimas de negligencia médica en Puebla, se adhieren a la Red Panamericana y mexicana de pacientes para la seguridad de los pacientes.

    La sociedad poblana se encuentra a merced de algunos médicos que se protegen a través de la corrupción. Sin que la sociedad mal representada o mejor dicho sin representación, haga algo por impedirlo. Tenemos un Estado inoperante, ineficaz y desestabilizado, que ha preferido convertirse en cómplice, en lugar de ser garante de la seguridad que necesitamos.

    En Puebla, no es tiempo de evadir y librarse de culpas. Es más inteligente reconocer que los errores médicos existen. Conociendo como surgen y a quienes afectan, se dará un paso para corregir las causas.

    El Estado parece rendirse ante la existencia de los errores médicos, la impunidad judicial da cuenta de ello. La sociedad Poblana necesita organizarse, expresarse, debatir, prepararse para prevenir y evitar errores médicos.

    Como víctimas de la negligencia médica, estamos conscientes de que las Instituciones del sector salud, estructuralmente son viables, seguros estamos que no son ellas las que fallan, sino los servidores públicos que las atienden.

    Están fallando, es obvio y alguien debe decirlo. Las fallas son visibles en el Sector Salud, Sistema Judicial, Escuelas de medicina, instituciones de investigación, y en las instituciones de educación en general.
    Como víctimas de errores médicos, es imposible aceptar la existencia del error sin hacer algo por evitarlo. Permitirlo, significaría cruzarse de brazos, en espera de que el destino nos alcance.
    El destino en Puebla ya nos alcanzo. Según el Dr. Germán Fajardo Dolci, Comisionado Nacional de CONAMED, en su intervención en la Semana Quirúrgica con Sede en Puebla, en septiembre pasado. Reveló; que Puebla es la tercera entidad con más quejas contra médicos por negligencia, después del Distrito Federal y el estado de México. Ese lugar; resultaría discutible si se considera el número de pobladores del Estado de México, el Distrito Federal y Puebla. Expresado porcentualmente, nos colocaríamos a la cabeza de tan desprestigiado grupo de entidades federativas.
    En Puebla Capital, existe un grupo organizado de personas afectadas por errores groseros de médicos sin escrúpulos y con deficiente preparación en los campos de la ciencia médica, la ética y la moral.
    Decidimos agruparnos en la Red Mexicana y Panamericana de pacientes para la seguridad de los pacientes, aprovechar su experiencia y conocimiento en la materia. Fue el Dr. Fajardo Dolci, quien sin quererlo nos facilito la decisión. Cuando resaltó que es necesario que las facultades de medicina del país incluyan en sus programas de estudio asignaturas sobre bioética, comunicación y marco legal, ya que las inconformidades de los pacientes emanan de la nula comunicación del binomio médico- paciente.
    El grupo en Puebla, se integra por gente común y corriente, todos con secuelas de mal praxis médica. Salir del pozo en que nos coloco la irresponsabilidad de los galenos que nos atendieron, se logro partiendo de la aceptación de nuestra realidad, socioeconómica, cultural y física,

    Vivimos condiciones que por momentos nos ahogan, pero que intentaremos combatir. En nuestra conciencia, está el que a mediano plazo debemos modificar nuestra condición, de manera que nos convirtamos en servidores de la sociedad, sabiendo lo importante que es prevenir y decir la verdad, para evitar futuros errores en otros seres humanos. Nuestra situación nos ha dado experiencia y creemos que no debemos permitir que nuestros congéneres tropiecen con la misma piedra que nos causo daños.

    Sin buscar atajos ni esperar milagros, practicamos aquello de: “ayúdate que yo te ayudare”. Nuestra misión y objetivo prioritario será mantener informada a la sociedad poblana, sobre el conflicto existente entre pacientes y médicos.

    Describiremos nuestra situación sin exagerar los errores, pero sin ocultar que algunos resultan francamente groseros y alejados de la Lex Artis de la medicina. Al hacerlo, lógicamente buscamos la reparación del daño, como cualquier persona a la que se le comete negligencia contra su patrimonio. Los errores médicos han dejado en nuestra humanidad secuelas sancionadas por la ley, tenemos y ejercemos nuestro derecho a denunciar penalmente y lograr que de comprobarse que fuimos víctimas de un delito, el delincuente pague.

    Nos da fuerza, haber estudiado los artículos de CONAMED, en uno de ellos se menciona al Dr. Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1906. Medico Español, que acuño una frase imborrable para los amantes de la verdad, “Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia”.

    Ramón y Cajal, es el espíritu que mueve a la naciente agrupación poblana que sin miedo a quienes habiendo cometido un error calificado como negligencia médica, tratan de justificarlo con argucias legales, dinero, amistades inescrupulosas infiltradas en el sistema judicial, imponiendo su verdad, alejándose de la justicia , cobijados en la ilegalidad y la corrupción.

    Pensamos en que se deben aprovechar los evento negativos, sucedidos a cada uno de nosotros, que nos dejaron secuelas fiscas, con implicaciones morales, sicológicas y económicas de distintas magnitudes.

    Decidimos que la única forma de hacerlo, es dando a conocer nuestros dramas, a través de los medios de comunicación. Para que sirvan a quienes intervienen en la atención de patologías e intervenciones quirúrgicas. De tal manera, que los médicos aprendan de las ligerezas e ignorancias que cometen cuando actúan sin previsibilidad, alejándose de la práctica de la Lex Artis y de la normatividad existente en el sector salud.

    Nuestro objetivo, es llamar la atención de los ciudadanos, sobre los cientos de víctimas que se originan en quirófanos y consultorios. Solo tenemos información de los casos que buscan solución vía de la denuncia penal. Desconocemos, el número real de incidentes en clínicas, hospitales y consultorios, públicos y privados. Situaciones que se desconocen, porque las víctimas, se pierden en la depresión, la ignorancia, y el miedo a denunciar penalmente. La cultura de la denuncia ha probado ser un fraude.

    La negligencia médica, es parte de de crisis que vive Puebla, estamos seguros que es un síntoma que predice que algo más grave esta por suceder. Los síntomas y los signos conforman síndromes. El Síndrome que afecta a Puebla y a México entero tiene nombre y apellido. Síndrome de Negligencia Institucional.

    Es clara la visión de Estado del Presidente Calderón, Al enemigo (las mafias) se le combate a sangre y fuego, cuando las Instituciones son rebasadas, y sus ramificaciones dañan la sociedad.

    Incluimos dentro de las mafias, a las formadas por malos médicos que empañan la labor noble de miles de sus compañeros, la Mal Praxis va ganando terreno. El crecimiento de grupos que arbitrariamente abusan de la sociedad, es proporcional al declive y perdida de rumbo del Estado.

    El progresivo debilitamiento del Estado, está vinculado con la aparición de grupos que aprovechan su debilidad. La sociedad esta desprotegida. El vacío que dejan las Instituciones de salud y procuración de justicia. Lo llenan los grupos grandes y pequeños, legítimos e ilegítimos, de médicos y funcionarios que disputan espacios de poder sin importarles si para lograr sus metas; mienten, actúan con negligencia y violan sistemáticamente las normas oficiales mexicanas, sin la supervisión de la autoridad.

    Es mentira que exista desregulación de la salud. Existe, no cabe duda. Aunque en Puebla es letra muerta. Al no existir voluntad política para corregir los abusos de los médicos, que depredan la sociedad a su merced. Médicos que aprovechan la libertad que les brinda una “nomina” de pacientes, proveniente de aseguradoras e instituciones que subrogan el servicio médico, ofreciendo contratos profesionales, que sacrificando el monto de la consulta, obtienen mayor beneficio en la práctica indiscriminada de . Cirugías, algunas innecesarias. La escasa o nula supervisión de las coordinaciones medicas, desprotege a los derechohabientes de las Instituciones y las aseguradoras poblanas. Convirtiéndolas en las principales proveedoras de futuras víctimas de negligencia médica.

    La autoridad Estatal, no aprende que la democracia no se entiende como el derecho de cada cual a hacer lo que le venga en gana. Las leyes no son objeto de negociación, ni en su tramitación, ni en su aplicación, consentir en ello, implicaría la cancelación del Estado de derecho.

    Pedimos a los medios de comunicación, la difusión de este comunicado, ofrecemos asesoría, sin costo para las víctimas de negligencia médica y/o sus familiares. Pretendemos a través de campañas de prevención que Puebla, deje el lugar que señala la CONAMED. Nuestro deseo es trabajar hombro con hombro con las escuelas de Medicina, Enfermería con los Colegios de especialidades medicas, con las autoridades del Sector salud, con la CESAMED y porque no, con el Sistema Judicial Poblano que necesita comprender la verdad, para ejercer justicia .
    Les pedimos que vean en la Red Panamericana y Mexicana de pacientes para la seguridad de los pacientes una organización confiable, tal y como la reconoce el gobierno federal en el sector salud, la Organización Mundial de la salud, la organización Panamericana. Instituciones que ha entendido lo que actualmente sucede con los códigos Deontológicos de la medicina especializada. Que en Puebla; al igual que la Regulación del sistema de Salud es letra muerta.
    Para comunicación de los interesados favor de dirigirse a gustavovargas01@hotmail.com , necesitamos multiplicarnos para poder convertirnos en el aliado que Puebla necesita, la reeducación sanitaria es tarea de todos.
    Nosotros hemos puesto las víctimas de los errores médicos existentes, en un acto de justicia, al menos déjenos trabajar junto a las autoridades para prevenirlos a futuro.
    Estamos consientes de que los médicos negligentes son pocos. Sabemos que las victimas de negligencia médica somos más.
    No desatiendan nuestra convocatoria social, no nos mueve el rencor o la venganza, nos mueve la prevención, la regulación sanitaria, los protocolos que hacen falta para garantizar el abatimiento de la negligencia, el cumplimiento de las normas Oficiales Mexicanas, la falta de cultura medica de la sociedad, el desapego a los códigos deontológicos y por lo mismo a la Bioética. Somos pacientes competentes, las secuelas en nuestros cuerpos nos educaron. Quienes son hombres de bien y e hicieron el juramento Hipocrático y lo respetan deben ser nuestros aliados.

    Gustavo Adolfo Vargas González.

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 10 noviembre, 2010 @ 2:15 AM

  8. Puebla, Pué. a 18 de diciembre de 2010
    El homicidio de la activista de la Sra. Marisela Escobedo, que exigía justicia por el asesinato de su hija, enseña la impunidad existente ante el vacio de procuración de justicia.
    El llamado a perder el miedo a denunciar, hecho por el Secretario de Gobernación, resuena como retorica sin contenido en los oídos de los ciudadanos.
    El acontecimiento de Chihuahua deja claro que no hay garantías por parte del Estado, para que las víctimas no sufran consecuencias. Este caso, revela la vulnerabilidad de las víctimas que presentan una denuncia contra cualquier tipo de delincuencia.
    El asesinato de Chihuahua, muestra las fallas del sistema judicial, donde no hay credibilidad en las Agencias del ministerio público y los Jueces.
    No es suficiente, que los funcionarios y los políticos señalen su condena total y absoluta. La impunidad de los que delinquen sin castigo, se combate con esfuerzo, exigiendo justicia sin cansancio, con miedo tal vez , pero finalmente seguros de que nuestras denuncias deben continuar, para probar no; que tenemos razón, sino que los delincuentes están libres y pueden reincidir
    Reiteremos la verdad una y otra vez y sobreponiéndonos al miedo y dolor. Continuemos reclamando justicia. Quienes hemos denunciado, sabemos lo difícil y peligroso que nuestro paso trae como consecuencia , aceptamos el efecto, aun cuando en nuestra lucha nos encontremos solos sin poder político o económico que respalde nuestro reclamo.
    Ante la incapacidad para garantizar la justicia, nuestros aliados deben ser los medios de comunicación, solo la difusión hará llegar a mas mexicanos la negligencia institucional que estamos viviendo.
    Soy Gustavo Adolfo Vargas González, víctima de negligencia médica dictaminada por Cesamed en puebla, que después de 4 años de haber denunciado penalmente, me enfrento a la impunidad judicial para la resolución de mi caso.
    No siempre se mata con balas, a veces con simulación se logara el mismo efecto. Gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo vargas Gonzalez — 18 diciembre, 2010 @ 10:15 PM

  9. ¿Terminara el sexenio en Puebla, permitiendo la impunidad judicial?
    Esta es una pregunta que se hacen los miles de ciudadanos que creímos en que la cultura de la denuncia era una realidad, se pasaron seis años by descubrimos que solo fue una simulación de las autoridades.
    Se va el sexenio en Puebla y lejos de solucionar la situación, se colude con los servidores públicos del Poder Judicial , para que la justicia simplemente no llegue.
    Mi denuncia penal por responsabilidad medica y lesiones, contra el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, dictaminada por CESAMED, lleva 4 años y cinco Ministerios Públicos. Cartas al Procurador General de Justicia del Estado y cero respuestas del mismo, ¿se le olvido la obligación de contestar a los ciudadanos de acuerdo al derecho de petición, consagrado en el artículo OCTAVO CONTITUCIONAL? O simple y sencillamente ya termino su periodo y se va dejando la justicia para que otros la impartan.
    Entonces, ¿es verdad que justicia que no es expedita , no es justicia? En mi caso está probada y dictaminada la negligencia médica a petición de autoridad, calificadas las lesiones por el médico legista y no se hace nada, esperando que me aburra o que puedan archivar la denuncia. Sépanlo no sucederá.
    Seguiré el ejemplo de Isabel Miranda de Wallace, Maricela Escobedo y del Sr. Martí, aunque en mi caso no existe muerte ni secuestro, no deja de ser una injusticia por la cual debo luchar. Si algo me pasa, no tengo ningún enemigo y no pienso en suicidarme, indaguen en internet sobre quienes pueden tener interés en dañarme para que la justicia una vez más conserve su ceguera.
    Ojala que el Dr. Moreno Valle y su nuevo Procurador de justicia remuevan la podredumbre existente en los Ministerios Públicos, la Procuraduría de justicia y los juzgados, Puebla merece eso y más. A fin de cuentas el voto por el cambio de miles de poblanos, fue para eso.
    Gustavo Adolfo Vargas González
    Gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por Gustavo Adolfo Vargas Gonzalez — 31 diciembre, 2010 @ 5:22 PM

  10. Justicia que no es expedita, no es justicia

    Al analizar la situación que guarda la averiguación previa Numero AP- 4634/2007/NORTE, interpuesta por Gustavo Adolfo Vargas González contra el Ortopedista Alfonso Pedraza Aguilera, se llega a las siguientes conclusiones:

    1. A esta fecha, se ha cambiado en seis ocasiones al titular de la agencia del Ministerio Publico mesa 4 norte/Puebla. lo sucedido es en el lapso de 4 años.

    2. Los cambios obedecen a necesidades administrativas? Sin embargo a la justicia parece olvidársele que los casos que llevan los Agentes del Ministerio Publico, son los que sufren dilación, simulación y en ocasiones tráfico de influencia.

    3. En la médida, que se continúen efectuando cambios de manera arbitraria, la justicia tardara en llegar y entonces el Sistema Judicial será el culpable del desdoro de la procuración de justicia en Puebla.

    4. Los que tienen averiguaciones pendientes se pregunta, si el próximo gobierno removerá de nuevo a los agentes del MP. En este caso; eso significara seguramente otros seis o siete meses de dilación en la solución de las consignaciones, pendientes o en su caso del archivo de las denuncias que no procedan.

    Gustavo Vargas González, se cuestiona como las docenas o cientos de afectados por la negligencia institucional, ¿cuánto más tendrá que esperar para encontrar justicia? En su caso existe dictamen de CEAMED y del médico legista que señalan negligencia médica, mal praxis, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, omisiones varias, errores groseros, etc., así como lesiones ya reclasificadas y ratificación de los peritos médicos. Tuvo que soportar que el agente del Ministerio Publico consignara por un delito que nunca fue denunciado y que el juez, por lógica negara la orden de aprensión contra el médico tratante Pedraza Aguilera,

    ¿A quién benefician los cambios de Agentes del Ministerio Publico? A las víctimas o a los presuntos delincuentes? La respuesta no se deja esperar, Vargas González categórico responde, la afectada es la justicia, la credibilidad, la sociedad.

    Escuchara Rafael Moreno Valle, a las víctimas de negligencia medica que han denunciado las atrocidades cometidas por algunos malos médicos? Espero que sí, porque de lo contrario pasaran tres años cambiando a los Ministerios Públicos y la promesa de renunciar, en caso de no cumplir se volvería exigible. Por el bien de Puebla y los Poblanos deseamos que el gobierno entrante cumpla la palabra empeñada.

    Te gusta esto

    Comentario por Gustavo Adolfo Vargas Gonzalez — 29 enero, 2011 @ 2:09 AM

  11. La negligencia médica se comprueba, cuando el médico causante no da la cara, modifica u oculta documentos normativos y hábilmente corrompe a las autoridades del sistema judicial, para obtener impunidad.

    En puebla, actualmente existen muchos casos de negligencia médica, como consecuencia de la Mal Praxis, conocemos solo un pequeño porcentaje, nunca se sabrá el verdadero numero de víctimas porque la cultura del paciente, no permite tener el valor civil de denunciar.

    Los casos más dramáticos ocurren en ortopedia, donde hay médicos que operan de manera excesiva artroplastias (prótesis de rodilla), sin que sean indispensables, pues existen técnicas menos peligrosas y más económicas. La cirugía endoscópica de rodilla es una alternativa real

    Es un hecho de que algunos médicos lucran con las necesidades de los pacientes, aprovechando que actualmente muchos enfermos, pertenecen a instituciones que subrogan, medicina privada para los derechohabientes. El fideicomiso de pensionados del Sistema Banrural es solo una de esas instituciones, también ; los negligentes médicos se aprovechan de la escasa supervisión de las aseguradoras que tienen el seguro de gastos médicos mayores, o bien, por la práctica de la dicotomía se beneficia a prestadores de servicios y a proveedores de los mismos.

    En Puebla, Gustavo Adolfo Vargas González es una víctima de negligencia médica. Sufrió en 2006 una artroplastia, que pudo solucionarse por otro medios quirúrgico menos agresivo, ya que el médico tratante Alfonso Pedraza Aguilera, diagnostico bloqueo de rodilla.

    “A mí no me toca opinar sobre el tema medico”. Fue la Comisión Estatal de Arbitraje medico en Puebla, quien a petición de el Agente del Ministerio Publico y el médico legista ministerial , dictaminaron mal praxis, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, negligencia médica, omisiones varias, falta de previsibilidad, errores groseros y otros calificativos que demuestran el mal actuar del Ortopedista . Alfonso Pedraza Aguilera.

    Una vez demandado, el Dr. Pedraza Aguilera acudió casi dos años después de mi denuncia al Ministerio Publico, en su declaración ministerial mintió reiteradamente, e incluso dijo que la Historia clínica en Consulta externa que debió elaborar en el lapso en que me atendió en su consultorio, no estaba en su poder, ya que lo había plasmado en el expediente clínico del Hospital Betania, lo cual no puede ser, ya que las instancias hospitalarias y urgencias son las que forman parte del expediente clínico, y no los eventos sucedidos en etapa de consulta externa. Extrañamente a las autoridades judiciales la falta del documento normativo que narra lo sucedido entre el paciente y el médico tratante, no tiene importancia, ya que han ignorado la inexistencia del mismo, que en otros casos de negligencia médica, deja en indefensión al médico tratante.

    Pedraza Aguilera , sin dar la cara se ha valido de sus contactos en el sector salud y en la Procuraduría de justicia, para amañar la averiguación previa a su conveniencia, la falta de ética y amoralidad se suma a su negligencia médica, sin embargo, Gustavo Adolfo Vargas González no está dispuesto a ceder en la exigencia aplicación de la justicia, pues ha demostrado que tiene la razón con el peritaje , la clasificación de las lesiones y muchos otros datos que integran la averiguación previa, a pesar de ello; el Ministerio publico en un alarde de prepotencia y simulación consigno al juez , por un delito no denunciado. El Juzgado uno de lo penal, subjetivamente y sin mediar investigación alguna, dictamino que no procedía la consignación, para ello , extrañamente y sin razón ninguna determino que las pruebas de Vargas González carecían de validez jurídica, cuando todos son documentos públicos y privados que el juez debió tomar en cuenta, no lo hizo, pues echaban por tierra la historia inventada del Pedraza Aguilera de que la Historia clínica en consulta externa está plasmada en el expediente clínico.

    Sin ánimo de lucro. Con el solo objetivo de ser una advertencia para los médicos negligentes, y una esperanza para las víctimas de negligencia médica e impunidad judicial, Gustavo Vargas González, está formando una asociación en Puebla, ha solicitado ayuda al Gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, para su constitución, registro y desempeño, tienen la finalidad de ser pacientes competentes y responsables, mismos atributos que exigen a los médicos.

    Termina diciendo Vargas González, no somos enemigos de los médicos, existen muchos (la mayoría) responsables, éticos y morales, nuestra asociación sebe ser un instrumento de los profesionales de la salud, que les permita aprender de los errores de quienes son negligentes, para depurar sus colegios de especialistas de quienes son una afrenta para su gremio y un peligro para la sociedad. gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por Gustavo Adolfo Vargas Gonzalez — 14 febrero, 2011 @ 2:23 PM

  12. Puebla; Pue. a 6 de junio de 2011.

    Magistrado David López Muñoz
    Presidente del H. Tribunal Superior
    de Justicia del Estado de Puebla.
    P R E S E N T E
    Sr. Presidente:
    Puebla ocupa el tercer lugar en el casos de negligencia médica, lo que debería justificar que el Sector salud y el Sistema Judicial, atiendan el foco de alerta, que indica que algo sucede en salud pública y procuración de justicia .
    El aumento de denuncias, es proporcional a la Mal Praxis médica. Aunque, el número de denuncias no refleja la realidad. Porque muchas víctimas, no denuncian por la creencia de que las denuncias no prosperan. Ninguna estadística refiere el número de víctimas, que eligieron el camino del silencio, porque no confían en la procuración de justicia.
    La cultura de la denuncia, debe dejar de ser un slogan oficial, para convertirse en oportunidad de obtención de justicia y reparación del daño, cuando así lo determinen la Averiguación Previa y el proceso judicial.

    El Sistema Judicial, debe garantizar pulcritud en la atención de averiguaciones previas y procesos judiciales. En mi caso en los últimos cuatro años no solo no se impartió justicia, sino que parcialmente se favoreció al médico denunciado, brindándole impunidad vía de la simulación y la corrupción.

    Las autoridades judiciales de Puebla, buscaron sistemáticamente que los denunciantes abortaran su intento de encontrar justicia. Prueba de ello es el número de denuncias archivadas “por falta de interés del denunciante”.

    Un reducido grupo de servidores públicos, favorecieron judicialmente al médico que me practico artroplastia en dos mil seis, impidiendo que el proceso judicial se desarrollara con apego a derecho. Ese grupo dio muestras de desaseo y proclividad en mi contra. Incluyo entre esos servidores públicos al Juez que atendió el proceso judicial 149/2010.

    Me permito hacer de su conocimiento, que la Averiguación Previa No. AP-4614/2007/Norte, interpuesta por el suscrito contra el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, fue atendida por seis distintos Agentes Ministeriales. El veintinueve de mayo del actual, fue consignada al Juzgado Penal Numero uno en esta Ciudad Capital, después de solventarse las irregularidades permitidas por el tercer Agente Ministerial a cargo de la indagatoria.

    Esta es la segunda vez, que el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera es consignado ante el Juzgado primero. En la primera ocasión, el tercer Ministerio Público a cargo de la indagatoria, consigno un delito que no denuncie. El Juez, al no comprobar la “operación innecesaria”, manifestada y tipificada en el pliego consignatorio por el Agente Ministerial obviamente negó la orden de aprensión.

    Ante el Ministerio Publico, demostré la responsabilidad profesional y lesiones. El Dictamen Pericial medico y la clasificación de lesiones del Médico Legista Ministerial, dan evidencia de la violación de las normas del adecuado ejercicio profesional, configurándose Mal Praxis, es decir; omisión por parte del Médico, de prestar apropiadamente los servicios a que estuvo obligado en su relación profesional con mi persona, omisión que dio como resultado perjuicio para el suscrito, causando a través de un acto propio de su actividad, y en relación causal y con culpa un daño determinado en mi salud; es decir; el médico dejó de cumplir con su deber y me causó un perjuicio definido.

    Comprobadas la causalidad y culpabilidad del presunto y la negligencia médica por el Dictamen de CESAMED, su ratificación, su ampliación y en el interrogatorio del Agente Ministerial al que fueron sometidos los asesores de CESAMED, el Agente del Ministerio Publico procedió con la consignación Penal, según estaba obligado.

    Los asesores de CESAMED, concluyeron Mal Praxis médica, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, omisiones varias, negligencia médica, falta de previsibilidad, etc. En la atención brindada por el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera al suscrito, indicando que la causa de la infección que provoco mi discapacidad, fue posterior a la artroplastia practicada el veinticinco de febrero de Dos mil seis , por falta de previsibilidad al no retirarse intrahospitalariamente el catéter, que el médico coloco en mi pierna después de la artroplastia. La presencia por once días del drenaje en mi pierna, así como la falta de inoportunidad en la decisión de retirar a tiempo la prótesis infectada, causo la infección posoperatoria, que termino en artrodesis de rodilla, incapacitándome de por vida, como consta en autos dentro de la indagatoria referida.

    Asistiéndome la razón y habiendo probado ante la Autoridad Ministerial, el acto antijurídico cometido en mi contra por el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, estoy solicitando la intervención de la autoridad a su digno cargo, para que el proceso 149/2010, se efectué dentro de la ética y moral institucional a que está obligado el Juez Penal número uno, en estricto apego a derecho.

    Tengo pruebas del desaseo judicial existente a lo largo de casi cinco años de atención dada a la denuncia interpuesta. Por desgracia, y a pesar de los múltiples cambios que acertadamente la nueva Administración de la Procuraduría de Justicia del Estado ha hecho, en el caso que nos ocupa, los servidores públicos que participaron en conductas antijurídicas en mi asunto, aun están adscritos al Sistema judicial.

    Por tal motivo, refrendo y justifico mi petición de que la autoridad a su cargo, participe como garante de imparcialidad del juzgador. La falta de pulcritud y parcialidad, demostrada con el establecimiento de juicios personales y ausencia de investigación por parte del Sistema Judicial en el sexenio de Mario Marín Torres, lo requieren.

    La sociedad, debe conocer la verdad histórica y jurídica sobre la negligencia médica e impunidad judicial que me afecto. Junto a varias víctimas de mal praxis, trabajo en conformar una asociación civil, que proteja a quienes han sufrido la tragedia de negligencia médica, amparada por autoridades ministeriales y de procuración de justicia. Nadie debe transitar el tortuoso camino que he recorrido.

    Quedo en espera de la contestación que la presente le merezca, si considera que debó asistir a una cita con su persona, le suplico me lo haga saber, para acudir de inmediato.

    ATENTAMENTE
    Gustavo Adolfo Vargas González
    Calle 2 oriente No. 408C-2
    Col. Centro
    San Andrés Cholula, Puebla,
    C.P. 72810
    Tel. 298-98-77

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo adolfo vargas gonzalez — 4 junio, 2011 @ 5:55 PM

  13. Caso de lesiones culposas originadas por el Dr. Alfonso Pedraza Aguilera, que espera un juicio justo en el juzgado primero de lo penal.

    Gustavo Adolfo Vargas, requiere Justicia de las autoridades encargada de proporcionarla, necesita la seguridad de encontrar imparcialidad en el proceso penal 149/210.
    El aumento de denuncias por mal praxis preocupa pues Puebla esta en el tercer lugar de acuerdo a información de CESAMED. Aunque el número de denuncias no refleja la realidad, Porque muchas víctimas no denuncian, por la creencia de que las denuncias no prosperan. Ninguna estadística refiere el número de víctimas, que eligieron callar, porque no confían en la procuración de justicia.
    En mi caso, Un grupo de servidores públicos a lo largo de casi 5 años, han favorecido al médico Alfonso Pedraza Aguilera quien me practicó artroplastia en 2006. Sus influencias han impedido que La averiguación previa y el proce3so judicial se desarrollaran con apego a derecho.
    Ante el Ministerio Publico, quedo demostrada las lesiones culposas y la responsabilidad profesional. El dictamen pericial médico, la ampliación del mismo y los interrogatorios del Ministerio Publico y el indicado a los asesores médicos de CESAMED, así como; la clasificación de lesiones legista ministerial, dieron evidencia del inadecuado ejercicio profesional, configurándose mal praxis médica, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, omisiones varias, negligencia médica, errores groseros , falta de previsibilidad, en la atención brindada por Alfonso Pedraza Aguilera , indicando que la causa de la infección que provocó discapacidad fue posterior a no retirarse intrahospitalariamente el catéter que el médico colocó en mi pierna, la presencia por once días del drenaje en mi pierna, y la falta de oportunidad en la decisión de retirar a tiempo la prótesis infectada, causó la infección postoperatoria, que después de osteomielitis termino en artrodesis de rodilla, incapacitándome de por vida”. El proceso 149/2010 se debe efectuar dentro de la ética y moral institucional a que está obligado el juez penal número uno, en estricto apego a derecho. Esta es la segunda vez que el Ministerio Publico envía el pliego consignatorio al Juzgado Primero de lo penal, en la primer ocasión el MP tipifico operación incensaría un delito que jamás denuncie. El desaseo judicial ha sido tan grande que tengo temor de que nuevamente se favorezca al indiciado, por el tráfico de influencias que presionan al Juez Penal encargado por segunda ocasión del proceso penal 149/2010
    Espero el apoyo de los medios de difusión, no pido que me crean, pido que investiguen el proceso día a día. Ustedes pueden cambiar el futuro Puebla, con información objetiva y justa, únanse a las víctimas de los delitos, la sociedad les necesita a nuestro lado. Gracias.
    Gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo adolfo vargas gonzalez — 21 junio, 2011 @ 12:09 AM

  14. Convocatoria a la sociedad para formar parte de la Asociación de víctimas de negligencia médica e impunidad judicial, Dr. Santiago Ramón y Cajal.

    Puebla ocupa el tercer lugar en el número de casos de negligencias médicas o el primero si atendemos al número de pobladores. Las autoridades deben atender el foco de alerta que la negligencia médica representa.
    El aumento de denuncias es proporcional a la mal praxis. Aunque no refleja la realidad, porque las víctimas no denuncian, creyendo que sus demandas no prosperaran. Ninguna estadística refiere el número de víctimas, que eligieron el camino del silencio, porque no confían en la procuración de justicia.
    A nivel nacional parece ser una regla general que los servidores públicos, favorezcan judicialmente o institucionalmente, a los médicos irresponsables, impidiendo que los procesos judiciales se desarrollen con apego a derecho.
    Basta demostrar la culpabilidad y la causalidad para que se sancione por delitos culposos o dolosos a quienes resulten responsables de lesiones Por responsabilidad profesional medica o técnica. Sin embargo, las Averiguaciones previas parecen dormir el sueño de los justos, llegándose a practicar verdaderos mini juicios en la instancia de Averiguación, evitando que sea el juez penal quien tome decisiones expeditas.
    El dictamen pericial de CONAMED o CESAMED, así como la clasificación de lesiones del médico Legista Ministerial se desestima y a pesar de ser solicitados a petición del Ministerio Publico, se les juzga insuficientes, pareciera que lo que se busca, es agotar a la victima para que termine abortando su intensión de que la justicia castigue al victimario.
    La intervención de las autoridades de Procuración de Justicia, deben vencer las inercias que causa el tráfico de influencia, la corrupción y la omisión en los servidores públicos.
    El enemigo a vencer es la incultura médica, de quien nunca espera ser víctima de la falta de previsibilidad de un profesional de la salud. Partimos de la premisa de que no somos enemigos de los médicos, tenemos evidencia de la existencia de un gran número de excelentes médicos cirujanos y especialistas. Pero estamos consientes de la existencia como en todo, del bien y el mal, que aplica respecto a la vida, las profesiones y todos los campos.
    Los médicos no son Dioses. Así responden los profesionistas denunciados en un afán infructuoso de justificase. A ellos, les manifestamos que son mortales, iguales a cualquier profesionista, que comete errores y causa lesiones culposas o dolosas en cualquier profesión, por ello penal y civilmente está obligado a reparar el daño. Sabemos que los Médicos no son Dioses, pero algunos, por su soberbia se creen Dioses.
    Los pacientes no vamos al médico pidiendo favores, asistimos al servicio por el derecho que tenemos cuando el médico es parte de una prestación laboral, o bien porque contratamos sus servicios. Por lo tanto, los profesionales de la salud están obligados a servirnos y a hacerlo bien.

    Esta muy trillada, la respuesta de los médicos denunciados, que reza: “si los curamos somos santos y si no los curamos somos demonios”. Curen es su obligación, la salud es un derecho ojala se les recuerde en las Escuelas de medicina.

    Quien cobra, debe responder por el servicio que brinda, así lo hace un taxista, un plomero, un arquitecto, los médicos no están exentos de esa responsabilidad. Como pacientes, sabemos que la iatrogenia existe, de ella nadie tiene culpa, pero la negligencia es un acto que debe ser castigado.
    Los procesos penales y civiles, deben llevarse dentro de la ética y moral institucional a que está obligada la autoridad, invito a las víctimas de mal praxis a tomar contacto con quien esto escribe al correo electrónico gustavovargas01@hotmail.com , unidos ayudaremos a que otros, no sufran lo que hemos padecido.

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo adolfo vargas gonzalez — 14 julio, 2011 @ 12:27 AM

  15. COMO RECONOCER A UN MEDICO NEGLIGENTE.

    “Si no fueran tan temibles nos darían risa, Si no fueran tan dañinos nos darían lastima”
    Juan Manuel Serrat.

    ¿Cómo hacer frente a la negligencia médica?
    Los inversionistas se asocian en cúpulas empresariales, los profesionistas en colegios por especialidades, los trabajadores en sindicatos. Las víctimas de malos médicos libran una lucha aislada contra agresores, corrupción, tráfico de influencias, mal entendido corporativismo medico, y la simulación en las instituciones de Procuración de Justicia y el Sector Salud.
    ¿Cómo reconocer al médico negligente?
    1. Se ufana de sus actos, sin razonar si le asiste la razón. Está acostumbrado a Comprar o negociar la justicia, pervierte la Bioética, considerándola una atadura y no el código de conducta que le obliga a actuar dentro de la Lex Artis de la medicina.
    2. Considera al paciente una fuente de obtención de utilidades.
    3. Los derechos del paciente son letra muerta, solo los mediocres los respetan.
    4. Piensa que es infalible, con derecho a fuero e impunidad.
    5. Niega la culpa y justifica siempre sus errores con amoralidad.
    6. Se convierte garante de la verdad y termina por creer en sus mentiras.
    7. No informa al paciente sobre los riesgos, se limita a llenar formatos firmados en blanco, presentados al paciente el día de la cirugía, documentos que usa para llenarlos de manera que lo exculpen de responsabilidades.
    8. La excusa es su modo de vida.
    9. Suple la destreza, con temeridad.
    10. Asume que riesgos, son responsabilidad del paciente.
    11. Considera que la imprevisibilidad es un evento adverso fortuito, sin responsabilidad para el médico.
    12. Reconoce la existencia del error, en los demás, en el; todo es perfección.
    13. Olvida el diagnostico clínico, utiliza la interpretación de los avances tecnológicos para actuar.
    14. Siempre tiene la razón, los peritos médicos están equivocados, actúan en su contra por envidia o mala voluntad.
    15. La curricola en la pared del consultorio, es más importante que el juicio u opinión de sus pacientes.
    16. El paciente es un ignorante, debería darle las gracias en lugar de señalarle sus errores.
    17. Las secuelas derivadas de la negligencia comprobada, son riesgos de los cual no es culpable.
    18. Pretende que hace favores, olvida que cobra por ellos, aunque sea vía prestaciones laborales o aseguradoras.
    19. Discrimina en consulta al paciente que viene de una aseguradora o por prestación laboral, al paciente particular le da una hora, al paciente cautivo escasos diez minutos.
    20. Practica la dicotomía, como una forma de incrementar sus ingresos.
    21. Sus conocimientos son mercancía, le rige la oferta y la demanda, su recompensa es la utilidad.
    22. Requiere de fama y dinero para sentirse bien.
    23. No sabe que es la solidaridad, la gratitud y la previsibilidad, no entiende para qué sirven.
    24. Se mueve como pez en el agua, donde las aseguradoras y las instituciones que subrogan el servicio médico no le supervisan.
    25. Practica el refrán, “pónganme donde hay, de lo demás yo me encargo”.
    26. Es feliz con el botín obtenido, producto del alejamiento de la Lex Artis de la medicina y del juramento Hipocrático.
    27. La medicina es un producto, los pacientes su campo de acción.
    28. La mediocridad mental, impide que advierta el daño que causa a la imagen negativa de su gremio y de sus pares.
    29. La ley es un instrumento maleable a sus intereses, el dicho de que “en la casa del jabonero cualquiera resbala”.
    30. Busca la protección de Instituciones y colegios médicos. Por temor a estar en sus mismas circunstancias, algunos colegas le apoyan.
    31. Es difícil cometer el primer error, después se acostumbra. Se cree dueño de la verdad absoluta.
    32. Los pacientes lo desprestigian, porque por ignorancia, depresión por sus secuelas o porque son oportunistas que enriquecerse con la reparación del daño.
    33. Las lesiones son fortuitas y riesgos existentes en cualquier práctica quirúrgica o medica. se convierte en lema, olvidando la mal praxis.
    34. Si curan, son dioses. Si no lo hacen demonios. Se siente victimas y juzgan al paciente como malagradecido, olvidando que cobraron por hacer algo que creían hacer bien.
    35. Camina con un amparo bajo el brazo, una sonrisa de triunfo y la conciencia insensible a sus culpas.
    Si encuentras un medico así denúncialo y llega hasta las últimas consecuencias. Es importante documentar sus burradas. Otros; más tarde lo agradecerán.
    Gustavo Adolfo Vargas González.
    Gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo adolfo vargas gonzalez — 30 julio, 2011 @ 2:27 PM

  16. San Andrés Cholula, Puebla a 29 de julio de 2011
    Preguntas sin respuesta, cuantos discapacitados por negligencia médica hay cada año en México.
    Según el censo del INEGI en el año 2000, existían en México 1,795,000 personas con discapacidad, representando el 1.8% de la población total del país.
    De cada 100 personas, las causas de discapacidad señaladas por INEGi fueron:
    • 32 Alguna enfermedad.
    • 23 Edad avanzada.
    • 19 Por herencia, durante el embarazo o durante el nacimiento.
    • 18 Lesiones a consecuencia de algún accidente.
    • 8 Otras causas.
    No hay datos oficiales que explique, que porcentaje tiene como etiología la negligencia médica, dentro del marco del 8 % de indica otras causas. El tema resulta interesante, el Sector Salud no ha informado el número de discapacitados a consecuencia de mal praxis médica.

    No hay estadística que refleje esa información. INEGI comete discriminación contra las victimas de negligencia médica, al no informar sobre el número de personas discapacitadas por alejamiento de los profesionales de la salud a la Lex Artis de la medicina.

    Alguna institución debe asumir esa responsabilidad, porque la prevención se inicia con el conocimiento del universo que debe enfrentarse. El desconocimiento, invita a manejar aproximaciones, cálculos, especulaciones sin sustento y que en nada favorece la solución al problema.

    Obligado a especular, considero que como mínimo una de cada 100 personas es víctima de negligencia médica, lo que de ser cierto indicaría que el 1% del millón setecientos noventa y cinco mil ciudadanos discapacitados, constituiría un total de 17, 950 seres humanos afectados por el flagelo de la negligencia en nuestro país, cada año.

    Como discapacitado y utilizando la especulación, como víctima de negligencia médica me hago algunas preguntas, por el reconocimiento de que la negligencia médica se incrementa año con año (CONAMED 2010):

    • ¿Se sabe cuanto ha incrementado la cifra de discapacitados, desde el año 2000?
    • ¿Qué hace el Sector Salud, para detener el incremento de mal praxis médica?
    • ¿Cuántos casos de negligencia médica se sancionan civil o penalmente en este país?
    • ¿Cuántos casos se solucionan a través de la mediación institucional?
    • ¿Cuántos discapacitados por mal praxis, reciben anualmente reparación del daño?
    Todas mis preguntas, no tienen respuestas. Ejecutivo Federal en julio pasado, declaro que actualmente 7% de los discapacitados a nivel nacional, está clasificado dentro de otras causas. El Sector Salud avanza es cierto, pero a los discapacitados por error médico, nos interesa saber qué estrategia existe ( si la hay) , para que la justicia alcance a quienes tuvieron el infortunio de ser víctimas de un profesional de la salud irresponsable. Y dos pregunta finales, ¿cuántos medico son reincidentes en negligencia médica? Y ¿no sería oportuno, tener cifras para frenar la especulación y la negligencia médica?
    Gustavo Adolfo Vargas González gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo adolfo vargas gonzalez — 31 julio, 2011 @ 1:07 AM

  17. A la sociedad Poblana, a los médicos, a las Instituciones Sanitarias Públicas y privadas, a los Colegios Médicos , a las Autoridades de Procuración de Justicia, al Sector Salud especialmente COFEPRIS Y CESAMED.
    La Imprevisibilidad, negligencia, impericia, mal praxis, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, omisiones y el encubrimiento medico hacia sus pares, son la punta del iceberg del problema de inseguridad Sanitaria que padece la sociedad.
    Gustavo Adolfo Vargas González, Gustavo Bierge Aguilar, Francisco Contreras, Urbelino Nava y Guillermo Michel Guzmán, son nombres de víctimas reales de negligencia médica generadas en los últimos años. Además de esos casos, existen miles de víctimas con secuelas o que han muerto, sin que a las Instituciones de Procuración de justicia y del Sector Salud lo hayan evitado .
    Los Servidores Públicos y prestadores de servicio médico profesional, rompen continuamente su compromiso con la moral y la ética. Hay estadísticas oficiales que apuntan al incremento de la mal praxis en la práctica médica pública y privada. Nadie atiende ni supervisa el ejercicio de esa profesión y menos atiende las demandas de sus víctimas. Ocupados en el sensacionalismo de quienes acuñaron la palabra víctima, únicamente para los sufren el flagelo de la delincuencia organizada.
    Nuestras diferencias con los actores sociales que siguen el grito de “ya basta”, son de carácter logístico. Nuestra lucha, la hacemos aislados, cuando debiéramos ser parte del tejido social reactivo a la injusticia.
    Sin embargo, no somos culpables de insensatez, al no organizarnos socialmente. Nadie espera ser víctima de negligencia médica ni padecer las secuelas que está le causa. Pese a su dramatismo, no podemos comprar nuestros casos con las notas salpicadas de sangre de las víctimas de la inseguridad pública. Como dijo Sicilia, “Hablar de ello no serviría más que para conmover lo que ya de por sí conmueve el corazón de la ciudadanía hasta la indignación”.
    Pero es prudente hablar, porque a las instituciones pareciera no importarles las victimas de negligencia médica. El sufrimiento y la indignación provocan gritos de desesperación. Pero sumarnos a ellos, no conduce a solución alguna.
    Como Victimas de negligencia médica, sabemos que nadie hará nada, que no seamos capaces de hacer por nosotros mismos. Esa es la razón que nos mueve a convocar a la sociedad civil, para que se sumen a un movimiento sin fines de lucro, que pretende aprovechar las experiencias en los campos judiciales y de la salud, con el objetivo de que nadie sufra lo que nosotros sufrimos, que nadie transite los oscuros caminos de la ley, como nosotros los transitamos, que nadie soporte la omisión del sector salud, parcial a los gremios médicos.
    Estamos hartos, porque al querer conocer la verdad histórica en nuestros casos , hemos sido incapaces de vencer, las inercias y atavismos que plagan de corrupción las esferas oficiales, que en lugar de servirnos nos combaten, ejerciendo una acción semejante al Bullying contra quienes se atreven a denunciar civil o penalmente la negligencia médica.
    La agresión, no es física. Es mil veces peor, no hacer caso a alguien que tiene la razón, que mandarlo golpear. El golpe de la indiferencia es más duro, primero atemoriza, después desgasta obligando a que la victima aborte su búsqueda de justicia.
    La corrupción en los Ministerios Públicos, es originada por la complicidad entre los que buscan impunidad, y los que venden protección judicial. La impunidad, se logra a base de tráfico de influencias, dadivas, compromisos y protección de los médicos por los médicos mismos, bajo el acuerdo no escrito de “hoy por ti mañana por mí”.
    La corrupción expone el fracaso del Estado. En México cualquier ciudadano puede ser violentado con impunidad. Las victimas de negligencia médica e impunidad judicial, somos violentas varias ocasiones, primero por la mal praxis médica y después por la Institución a la que tocamos la puerta buscando justicia y reparación del daño.
    Lejos de ser tratados y respetados como víctimas, somos “presuntos culpables”, por la ausencia de un ejercicio legal adecuado. Se victimiza a nuestros verdugos, convirtiéndonos en paranoicos especímenes que queremos fama y dinero.
    La ciudadanía ha perdido confianza en las instituciones, porque lo único que les interesa, es ejercer el poder cuando este, produce utilidades. Administran la justicia, olvidando que el derecho no se negocia, sino se ejerce.
    De las Instituciones del Sector salud y de Procuración de justicia, estamos hartos, por su prepotencia, venalidad, complicidad y por la degradación de sus valores morales y éticos. Han perdido incluso la dignidad y liberan u otorgan impunidad a nefastos profesionales de la salud que con un amparo en el bolsillo ejercen en los quirófanos.
    La apatía, los ha vuelto sordos ante el justo reclamo social. Conservan las burbujas de poder y enriquecimiento humillando a los ciudadanos, produciéndoles miedo y espanto. La corrupción y sus actos degradantes, envilecen él Estado de Derecho.
    El famoso “Si no pueden, renuncien”, de Alejandro Martí es retorica y no funciona, lo sabemos, después de observar miles de denuncias no atendidas. Simple y sencillamente porque no se quiere atenderlas.
    La espiral de negligencias médicas nos llevará a un camino sin retorno. Nadie administra sus responsabilidades, nadie parece tomar en serio que vivimos una emergencia nacional en materia de inseguridad sanitaria y judicial. Que requiere responsabilidad de los señores funcionarios que no hacen nada por servir, a quienes están obligados a hacerlo. Solo provocan que los casos de negligencia médica se olviden y pasen a los archivos muertos en lúgubres Agencias Ministeriales.
    La Asociación de Víctimas de Negligencia Médica e Impunidad Judicial, Dr. Santiago Ramón y Cajal, no va a tolerar la continuidad de esta patética situación. Exigimos cero tolerancias en actos de corrupción en las denuncias de negligencia médica, de nuestros agremiados y simpatizantes.
    Mantenemos viva la esperanza por encontrar justicia, combatiremos el miedo y el aislamiento que sufrimos. Derrotaremos la negligencia de las instituciones de Procuración y justicia y del Sector salud. La primera con su tortuguismo y proclividad para la defensa de quienes depredan la salud pública. El segundo, con un sistema de protección y regulación sanitaria, que lejos de hacer cumplir las normas oficiales mexicanas, dilatan la respuesta a los usurarios que piden su intervención.
    Después de tanta humillación soportada, convocamos a la ciudadanía y a los medios, con nuestro grito de indignación y cero tolerancias a la corrupción judicial y sanitaria, para que este país no se convierta en Fuente Ovejuna.
    Gustavo Adolfo Vargas González gustavovargas01@hotmail.com

    Te gusta esto

    Comentario por gustavo adolfo vargas gonzalez — 25 septiembre, 2011 @ 11:06 AM

  18. Verdad jurídica vs verdad histórica.
    El juicio de amparo tutela los derechos constitucionales del ciudadano, no tengo la menor duda que con ello se pretende proteger el derecho que asiste a los mexicanos, su estructuración jurídica obedece a la inseguridad del ciudadano común frente a las autoridades judiciales que la historia de México registra.
    Cumple una doble función, protege las garantías individuales del ciudadano y garantiza a la Constitución la inviolabilidad de sus preceptos.
    Dicen los que saben, que el amparo es una garantía procesal para el ciudadano. Cuando finaliza la vía judicial ordinaria y el ciudadano estima que se han vulnerado sus derechos fundamentales.
    Con esa idea, salí del Juzgado Penal Numero uno en Puebla, frente al sitio el letrero de un negocio, ofrece el trámite de fianzas y amparos en una hora.
    Después de escuchar y leer noticias, sobre amparos judiciales, que permiten a los delincuentes librar autos de formal prisión en cuestión de horas, me puse a pensar sobre mi asunto.
    Un Director de la CFE quedo en libertad gracias a un amparo y actualmente no se sabe su paradero. En el norte, capturaron un arsenal en el que había dos pistolas que pericialmente causaron homicidios, y un amparo libro a las personas involucradas a las que previamente se les había dictado auto de formal prisión.
    El Juzgado Penal Numero uno en Puebla, dicto auto de formal prisión por los delitos de lesiones a titulo de culpa, a mi demandado el ortopedista Alfonso Pedraza Aguilera. Antes del auto de formal prisión, se libro la orden de aprensión contra el inculpado, sobreseyéndose el amparo interpuesto por el médico. En el primer amparo, el juzgado de distrito me hizo llegar la copia que me corresponde como tercer interesado, en la segunda ocasión, a casi un mes de haber interpuesto el amparo no he recibido la copia que me corresponde, del juzgado decimo primero. Amparo No. 139/2011.
    Puede ser, que próximamente el juzgado dicte sentencia, y sabré si se le niega el amparo provisional o se le concede definitivamente. Si sucediera lo segundo, recurriré al recurso de revisión.
    A casi seis años de estar luchando entre averiguaciones previas, juicios penales, Dictámenes de CESAMED, ampliaciones de los mismos, interrogatorios a los asesores que dictaminaron negligencia médica, imprevisión, omisiones, alejamiento de la Lex Artis de la medicina, mal praxis, etc. El amparo protege a la persona que me lesiono en su actuar medico, lo que representa una afrenta a la verdad histórica.
    La sociedad está cansada de conocer la verdad jurídica, que como dijo el Presidente Calderón continuamente es distinta a los hechos que los ciudadanos conocemos. La interpenetración judicial, no siempre tiene la razón y a menudo como la prensa lo registra, cometen errores que ponen en la cárcel a inocentes, y protegen con amparos a los médicos que continúan en los quirófanos dañando la salud de los mexicanos.
    Los mexicanos tenemos derecho a la certeza y la justeza de la ley. Pero existen serias dudas de que esos principios jurídicos se cumplan en las denuncias penales.
    El amparo, protege las garantías individuales y los Derechos del inculpado. ¿ quién y dónde quedan los míos?
    Ojala el juez encargado de resolver el amparo del Dr. Pedraza Aguilera, valore la verdad jurídica VS la verdad histórica. Ojala se pregunte, porque no recibí la copia que corresponde al tercer interesado afectando mis derechos. Ojala los jueces en México, se den cuenta que los ciudadanos estamos al pendiente de nuestras causas legales. A fin de cuentas, fue el Poder Judicial quien lanzo la campaña de la denuncia ciudadana.
    En este año político, debe mostrarse interés de que los juicios penales no duren años sin solución. No como actos de campaña, sino como obligaciones que deben respetarse.
    Gustavo Adolfo Vargas González.
    gustavovargas01@hotmail.com
    Asociación de víctimas de negligencia médica e impunidad judicial.

    Te gusta esto

    Comentario por Gustavo Vargas — 3 octubre, 2011 @ 1:17 AM

  19. BUENO CORDIAL SALUDO Agustavo vargas 01 @hotmail ,com pues muy importante que ustedes tengan quien los defienda de mi tengo para contarles que soy COLOMBIANA y ma gato todoel tiempo necesario para leer algo tan importante que es lo que ustedes exponen en sus escrito y que voy a cacar algoque me puede servir par colocar una tutela por negligencia medica y que aca nadie reconoce eldaño que le causan a los pacientes y uno tiene que quedrce invalido o en silla de ruedas y nadie toma cartas enel asunto, llevo mas de cuatro años ñluchando con laEPS que me corresponde , e colocado tutelas pero enparte e leido algo queme puede servir a mi para soporte ya seque esto es una Asociación muy buena ,pero que esta en otro pais pero sirve de base para uno defenderce, porque tiene muchas cosas fundamentales como es decir laverdad, y adjuntar pruebas evidentes, buenosacare unresumen de lo que usteds hacen para yo defenderme y demostrarles que algun dia triunfare y que nadie solo DIOS puede hacer de uno lo que EL quiera gracias por este escrito que aunque largo sirbe de mucho a muchos que tanto lo nececitamos

    Te gusta esto

    Comentario por Melba Bonilla — 21 diciembre, 2013 @ 9:45 PM

  20. de esto saque algo que me va a servir para mi tutela ya que no tengo finero para pagar un abogado gracias porque quede más que orientada.en estos dias lecomente a un abogado y me dijo que esto se me demoraba diez años o seaque a ese tiempo yano existo porque ya tengo 70 años

    Te gusta esto

    Comentario por Melba Bonilla — 22 diciembre, 2013 @ 12:27 AM

  21. MelbA, HASTA AHORA LLEVO 10 AÑOS LUCHANDO Y VOY A GANAR Y LOGRAR EL CASTIGO DEL NEGLIGENTE QUE ME DAÑO, NO TE RINDAS INICIA EL JUICIO Y DEJASELO A TUS DESCENDIENTES, UN BESO

    Te gusta esto

    Comentario por GUSTAVO VARGAS — 2 marzo, 2014 @ 3:25 PM


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Create a free website or blog at WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.134 seguidores

%d personas les gusta esto: